scorecardresearch

La Junta rebaja su deuda en casi 300 millones hasta marzo

SPC
-

Castilla y León reduce su nivel de pasivo hasta el 21,2 por ciento del PIB regional al final del primer trimestre, unos 12.950 millones, cuatro puntos por debajo de la media nacional

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo. - Foto: Ical

Castilla y León pasa la lima sobre su deuda durante el primer trimestre del año, donde rebajó en casi 300 millones el debe, hasta poco menos de 12.950 millones. Una cuantía que supone dejar atrás los 13.000 con los que terminó el pasado ejercicio, dejando en el 21,2 por ciento del PIB el peso que el pasivo autonómico tiene sobre la economía regional. Ratio inferior en 3,9 puntos a la media autonómica, que se sitúa en el 25,1 por ciento del PIB nacional, y supone reducir en un punto porcentual el nivel de finales de 2021. 

La aportación de Castilla y León al endeudamiento global de las autonomías españolas sigue siendo «limitada», señaló la Junta en un comunicado, de acuerdo con los datos facilitados ayer por el Banco de España, según informa Ical. En concreto, al término del primer trimestre del año se cifraba en el 4,2 por ciento del total de las comunidades, contabilizado en 309.741 millones.

En total, y en términos absolutos, Castilla y León acumula 12.945 millones de euros de pasivo, lo que se traduce en el 21,2 por ciento del Producto Interior Bruto y permite conservar la octava posición en la lista de territorios menos endeudados de España, por detrás de Canarias, Navarra, Madrid, País Vasco, Galicia, La Rioja y Asturias. «Esta buena posición relativa denota la responsabilidad con la que la Junta viene utilizando tradicionalmente esta fórmula de financiación», aseguraron desde el Ejecutivo autonómico.

La Junta rebaja su deuda en casi 300 millones hasta marzoLa Junta rebaja su deuda en casi 300 millones hasta marzo - Foto: FS ICAL

El supervisor bancario incorpora en este informe los créditos reintegrables que la Junta concede a las empresas, cuantificados en 264,3 millones de euros, el llamado 'factoring' sin recurso –o lo que es lo mismo, los créditos comerciales con la Administración cedidos a entidades financieras–, que añade 9,1 millones de euros y el endeudamiento asociado a proyectos de colaboración público-privada y otra deuda imputada, por 264,6 millones de euros.

Principales acreedores

El análisis de la estructura de la cartera de endeudamiento de Castilla y León en términos SEC 2010, atendiendo a quiénes son los prestamistas, indica que, al acabar el primer trimestre de 2022, el mayor importe corresponde a las emisiones de deuda pública que representan el 30,8 por ciento, con 3.982,4 millones de euros. En segundo lugar se encuentra el Fondo de Facilidad Financiera con 2.157,5 millones de euros, –en concreto, el 16,7 por ciento– correspondiente a préstamos concertados en 2015 y 2020.

Como tercer prestamista de la Junta de Castilla y León figuran las entidades financieras multilaterales, como son el Banco Europeo de Inversiones y el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa, con 1.272,9 millones, un 9,8 por ciento de la deuda de la Comunidad. Por otro lado, el 96,3 por ciento del endeudamiento castellano y leonés correspondía a la Administración General, frente al 3,7% de universidades, organismos autónomos, entes públicos de derecho privado y empresas públicas, entre otros.

A largo plazo y tipo fijo. Respecto a los plazos de vencimiento, el 99,9% de la deuda viva de la Comunidad está formalizada a largo plazo, frente al 0,1 por ciento firmada a corto. El 84,1 por ciento está concertado a tipo de interés fijo y el 15,9 por ciento a variable, un reparto que permite mitigar el efecto de posibles subidas futuras del Euribor.