Carmen Hernández

Carmen Hernández

Periodista


Demonios

15/05/2021

Ahora que Pablo Iglesias se ha retirado de la política, habrá que buscar otro capacillo para meter las hostias y yo propongo a uno que habla como un candidato de Podemos desde que tomó posesión como Presidente de los Estados Unidos: Joe Biden. A los 100 días de mandato, ha anunciado subidas de impuestos para las grandes fortunas y las empresas; se ha mostrado partidario de aumentar el salario mínimo hasta los 15 $ por hora; ha apoyado a los empleados de Amazon en su lucha por formar un sindicato y ha pedido al Congreso que apruebe una ley que proteja el derecho a organizarse de los trabajadores. Biden va a invertir 4 billones de dólares en dos planes de Empleo y Familias para impulsar la economía, un dinero que irá, principalmente, a infraestructuras, educación, atención infantil y permisos remunerados. Además, ha ampliado el cupo de inmigrantes y refugiados que acogerá EEUU este año, ha ordenado la retirada de las tropas de Afganistán y ha manifestado su apoyo a la suspensión temporal de las patentes de las vacunas contra el Covid-19 mientras dure la pandemia. Esto permitirá, a los países más pobres,f abricar las dosis en sus territorios pero ha provocado fuertes caídas de las empresas farmaceúticas en la Bolsa. Pero Biden dice que «Wall Street no construyó este país sino la clase media que,a su vez,fue construída por los sindicatos».
     A todo esto, hay que sumarle el hecho de que Biden ?católico practicante? es el primer presidente de los Estados Unidos que apoya claramente el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo ; y no lo hace «de boquilla» porque acaba de derogar una ley de Trump que dejaba sin protección sanitaria a gays y transgénero. Biden goza de un 53% de popularidad, dos puntos más que cuando ganó las elecciones. Así que, veo un fallo en mi elección de capacillo y es que ningún adversario político ni ningún periodista ni nadie, en las redes sociales, le ha llamado a Biden rata, perroflauta o escoria comunista. ¡Qué raro!



Las más vistas

Opinión

La cinta del cassette

Y tuve la suerte de que mi profesión se convirtiera en el puente que me unirá para siempre con miles de personas. De la mayoría no sé nada, aunque en el fondo intuyo todo como nos ocurre a todas las personas creativas