scorecardresearch

El Batallón Azov renuncia a seguir defendiendo Mariúpol

Agencias
-

Rusia anuncia la completa rendición de la cúpula militar ucraniana en la ciudad portuaria y la captura total de 2.439 combatientes. Moscú rechaza la entrega de los soldados nacionalistas al considerarlos "neonazis" y "criminales de guerra"

El Batallón de Azov renuncia a seguir defendiendo Mariúpol - Foto: SERGEI ILNITSKY

El Batallón Azov, una organización paramilitar que combate en apoyo a las Fuerzas Armadas de Ucrania, ha ordenado "dejar de defender" la ciudad de Mariúpol, lo que implica la entrega de la acería de Azovstal, símbolo de la resistencia final de la zona. Horas más tarde, el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, ha anunciado la completa rendición de la acería con la entrega de los últimos 531 combatientes.

El comandante ucraniano Denis Prokopenko ha confirmado en un vídeo la rendición en dichas instalaciones, alegando que se trata de una decisión necesaria para proteger la vida de los combatientes.

"¡Gloria a Ucrania! 86 días de defensa de Mariúpol. El mando militar superior ha dado la orden de preservar la vida y la salud de los soldados de la guarnición y dejar de defender la ciudad", dijo el comandante en un mensaje de vídeo colgado en Telegram y recogido por las agencias Ukrinform y Unian.

Agregó que "a pesar de los intensos combates, de la defensa a ultranza y de la falta de suministros", siempre insistieron en tres condiciones importantes para el regimiento relativas a los civiles, los heridos y los muertos.

"Los civiles pudieron ser evacuados, los heridos graves recibieron la asistencia necesaria y pudieron ser evacuados y luego intercambiados y llevados a territorio controlado por Ucrania. En cuanto a los héroes muertos, el proceso continúa", precisó.

Al mismo tiempo, expresó su esperanza de que los cuerpos de los defensores muertos en la acería Azovstal sean entregados y "pronto los familiares y toda Ucrania pueda enterrar con honores a sus héroes".

Por su parte, el ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, ha informado al presidente ruso, Vladímir Putin, sobre "el fin de la operación y la completa liberación de la planta y de la ciudad de Mariúpol", principal puerto ucraniano en el mar de Azov. Entre los últimos en entregarse figuran los comandantes del batallón nacionalista ucraniano Azov, que Moscú considera "neonazis" y "criminales de guerra", según informó el general Ígor Konashénkov, portavoz castrense, en un comunicado.

Explicó que el comandante de los Azov fue evacuado en un blindado. Aunque no precisó el nombre, se entiende que se refería a Denis Prokopenko, quien esta mañana en un vídeo expreso su confianza en que los defensores sean canjeados por prisioneros de guerra rusos. En cambio, políticos rusos, incluido el presidente de la Duma, Viacheslav Volodin, han abogado por que sean juzgados en territorio ruso por sus crímenes en el Donbás, además de que Azov podría ser declarada organización terrorista en este país.

El general ruso tampoco precisó el destino de los combatientes, aunque en días anteriores una parte de los defensores de Azovstal fue trasladada a territorio ruso y otra a la zona controlada por las milicias prorrusas en la región de Donetsk.

En total, desde el pasado domingo se entregaron 2.439 combatientes ucranianos, en su mayoría miembros de Azov, pero también militares.cEsta mañana Shoigú había informado también de la evacuación de 177 civiles, incluidos 85 mujeres y 47 niños, que vivieron varias semanas en las catacumbas de la planta metalúrgica, donde se atrincheraron cientos de heridos.