scorecardresearch

Los pueblos sorianos se refuerzan para el verano

Nuria Zaragoza
-

Los alcaldes coinciden en que, a pesar del gasto extra que supone, es un beneficio porque supone «vida». Algunos pueblos multiplican por veinte su población

Los pueblos sorianos se refuerzan para el verano

La Soria Vaciada se llena, aunque solo sea por unos meses. Los pueblos de Soria comienzan a notar ya los primeros estímulos estivales y, aunque el grueso se espera en agosto, desde hace ya algunos fines de semana los alcaldes rurales vienen apreciando un aumento de turistas y de residentes temporales. Es, en parte, el efecto de la pandemia.  

Es todavía pronto para saber si serán tantos y estarán tanto tiempo como el verano pasado, cuando la COVID llenó los pueblos de Soria y lo hizo además más allá de los quince días habituales de agosto. Volverán a venir los que tienen segunda residencia, los hijos del pueblo, pero, también, muchos turistas. Porque la pandemia ha puesto el foco en el turismo de interior y de naturaleza y la despoblación ofrece ahora una falsa sensación de seguridad frente al virus. 

Los servicios municipales están dimensionados para los que son, para los empadronados, así que ahora toca hacer un «esfuerzo extra» para llegar también a los que están por llegar. Y en eso se empeñan todos los equipos de Gobierno. A través de las convocatorias de empleo de la Junta y la Diputación, prácticamente todos los pueblos refuerzan sus plantillas que, en algunos casos, se llegan a triplicar. 

almazán e izana. «2020 fue un año atípico porque hubo más gente pero no se podían hacer determinadas actividades. Volvemos en cierto modo a 2019 y la prioridad va a ser reforzar los servicios de limpieza, brigada municipal, recogida de basuras... pero, también, de ocio, deportivos, culturales... para ofrecer alternativas a las familias y que sigan queriendo venir a Almazán», anuncia su alcalde, Jesús Cedazo, quien tiene previsto«doblar plantilla» y «hacer un esfuerzo para dimensionar los servicios». 

En Berlanga de Duero su población, de 900 habitantes, se multiplicará «por tres o más» en cuestión de semanas. Y eso, avisa su alcalde, Jesús Barcones, teniendo en cuenta solo«los que se quedan a vivir» en sus segundas residencias. Es decir, «con los turistas, los datos se disparan». Y en las pedanía «aún más», porque «de cuatro o seis vecinos se pasa a más de cien». Para atender ese incremento, se va a contratar a «entre cinco y seis personas» en verano que se sumarán  a los cuatro habituales para atender «limpiezas, mantenimiento... y piscinas». 

En Tardelcuende, «el incremento diario de personas fijas supone un 150% de la población censada», de modo que se pude «cifrar en 600 el aumento de la población, más los 430 vecinos censados», calcula su alcalde, Ricardo Corredor. Allí se reforzarán los servicios y se vigilará «a diario» el volumen de agua en los depósitos. También se apoyará el aspecto administrativo, con media jornada más para tareas de oficina ya que estos meses «se incrementan de manera notable las consultas de todo tipo, catastro principalmente». También «las quejas y sugerencias» y «hay que dar respuestas a todas ellas».

La plantilla habitual de dos funcionarios y ocho laborales   (de oficina, mantenimiento y labores selvícolas) se refuerza cada verano:«El 1 de julio, con la apertura de nuestras piscinas, tendremos los dos funcionarios referenciados, más 15 laborales» (dos socorristas, un taquillero y tres de mantenimiento y atención al público en las piscinas, y siete de mantenimiento del pueblo). «Esto sería imposible sin las subvenciones, principalmente de nuestra Diputación y también de la Junta», agradece.

El año pasado fue inviable pero este año, además, está previsto «abrir la ludoteca un mes de 15 de julio a 15 de agosto, y tener abierto también el telecentro. Además, como novedad, a los habituales cursillos de natación sumarán «otros para primeros auxilios, manejo del desfibrilador, y otras materias relacionadas con recuperación de las personas en caso de accidente».

En Matamala se espera doblar la población y llegar a los 400-500 habitantes. Lo saben  de años pasados por el gasto de agua, que se duplica en el mes de agosto. Generalmente cuentan con una persona para mantenimiento y este año contratarán a otra más, explica su alcalde, Mariano Hernández. 

zona sur. En Arcos de Jalón su población «se duplica» en verano, pero algunas pedanías como Judes o Iruecha «multiplican por 20», estima el alcalde, Jesús Ángel Peregrina. Asegura que, «desde hace ya unas semanas, hay más gente de lo habitual  porque, como en Semana Santa y los puentes no pudieron venir, había ganas y desde el 9 de mayo se ha adelantado el movimiento». Allí habitualmente cuentan con una plantilla de ocho personas para atender a Arcos y sus doce pedanías, y ahora en verano «multiplican por dos»  la contratación. De hecho, se espera llegar a los quince contratos a mayores. 

Pinares es una de las zonas con mayor atracción turística y, a ello, se suma la llegada de hijos del pueblo y de los que tienen su segunda residencia. 

pinares. El resultado de todo ello es que en pueblos como Duruelo «la población se triplica» en verano, calcula su alcalde, Alberto Abad, quien explica que ya se está trabajando para cubrir las demandas de esta población y, por ejemplo, se va a poner en marcha una ludoteca para niños de tres a doce años que supondrá la contratación de cuatro monitores. En total, se va a emplear a mayores a 14 personas. También, para atender las piscinas, las «labores de calle», mantenimiento... y «atender la barrera de subida a Castroviejo», explica el regidor, quien concreta que se quiere controlar el acceso pero, sobre todo, garantizar que «nadie se queda en el monte, porque supone un riesgo de incendios que no queremos correr». «Prácticamente doblamos la plantilla estos meses», resume Abad, quien admite que supone un «esfuerzo económico» pero considera que «recompensa» ya que implica«vida» en el pueblo y, también, ingresos de manera indirecta, a través del dinero que queda en los negocios de la zona. 

En Vinuesa, uno de los pueblos más turísticos de la provincia, son cerca de 850 censados y se espera que el pueblo «multiplique por tres», calcula su alcalde, Juan Ramón Soria, que asegura que en algunos momentos se llega a superar las 3.000 personas viviendo en el municipio. A «la gente que ha emigrado, los hijos del pueblo que regresan por verano» a ocupar sus viviendas familiares, hay que sumar además  «la demanda turística, ya que hay muchas casas rurales y hoteles» y, también, el camping, «donde caben 1.500 personas». También, «las caravanas, que ahora están de moda», repara el regidor. 

Atender este incremento de población implica «una planificación muy muy marcada» que, «cuando falla, genera muchos problemas», admite Soria. Para evitar fallos, el Ayuntamiento cuenta con su plantilla habitual de cuatro peones, a la que suma otros dos en verano, así como otra persona para la oficina de turismo y otra más en las oficinas municipales, dedicada a reforzar la promoción turística del municipio y organizar actividades culturales, festivas... 

En San Leonardo de Yagüe, donde aprecian «tanto la ocupación de las segundas residencias como el turismo» se contratarán cinco personas de refuerzo, indica la alcaldesa, Belinda Peñalba. También se reforzará el servicio de basuras y se ha dado aviso a la Guardia Civil «para que estén más al tanto porque habrá más circulación».

el valle. Otra de las zonas turísticas por excelencia en Soria es el Valle, que agrupa a los pueblos de Rollamienta, Villar del Ala, Aldehuela y Sotillo del Rincón. Todos ellos multiplican su población en verano pero donde se nota especialmente este incremento de población es en Valdeavellano, el núcleo que ejerce como cabecera de comarca, porque concentra todos los servicios básicos. Allí, su alcalde, Amancio Martínez, viene advirtiendo «desde hace ya unas semanas» un incremento de población que se intensificó el pasado fin de semana. De cara al verano, se espera «cuadruplicar e incluso quintuplicar la población», que en invierno ronda los 120-130 vecinos. Precisamente en previsión de ese incremento, los establecimientos de la zona «ya están reforzando personal», asegura el regidor. 

En principio, este año han asumido una planificación de los servicios similar a la del año pasado. A través de los planes de empleo de la Diputación, se va a contratar a un peón para el cuidado de calles y jardines. Y se ha solicitado además a las convocatorias de empleo de la Junta apoyo para contratar a otra persona que, en este caso, se destinará a «temas turísticos». Además, se ha acordado un cambio respecto del modo de trabajo de la plantilla de la oficina municipal: «La secretaria y la auxiliar, hasta ahora, alternaban y venían un día presencial y otro teletrabajaban desde casa. A partir del 1 de julio se ha acordado que sea todo presencial ya que viene mucha gente, algunos son personas mayores, y consideramos que se pueden sentir más cómodas así, aunque el servicio es de calidad igualmente cuando se presta a distancia», apunta Martínez, quien insiste en que el objetivo del equipo de Gobierno es que «los servicios que se presten sean de la mejor manera posible para el ciudadano». 

En cuanto a la actividad prevista, el regidor indica que todo dependerá del avance de la pandemia y, si bien está previsto poder organizar algún acto cultural, será «en todo caso sentados, guardando las distancias y con todas las medidas preventivas». 

Este año además se espera más gente que en años pasados ya que, después de «mucha lucha», el equipo de Gobierno ha conseguido desbloquear dos proyectos importantes a nivel municipal, el albergue y el centro de formación de funcionarios. El primero ya contó con niños el pasado fin de semana y el segundo está previsto que a partir del 20-21 de julio retome la actividad en el marco de un convenio con el Ministerio, la Consejería y la Diputación. El primer curso será sobre igualdad de género y, a partir de ahí, «la idea es intentar coordinarnos todas las administraciones firmantes de ese convenio para dar un impulso a la zona». No hay que olvidar, apuntala Martínez, que la gente que acude a los cursos son clientes para los negocios de Valdeavellano y de sus pueblos vecinos.

almarza. En Almarza se trabaja desde hace ya tiempo en varias líneas para preparar el municipio y sus diez poblaciones de cara al verano. Además de la limpieza de calles y zonas verdes para «embellecer» los pueblos, se han puesto en marcha las piscinas, «de las más baratas de Soria», y se prepara ya el calendario cultural y de dinamismo social, que incluye actividades en el Lavadero de San Andrés, ampliar la Ribera Encantada de Almarza y poner en marcha el museo al aire libre de Gallinero. 

«En nuestros pueblos hay muchas segundas residencias y se están empezando a abrir. Pero, además, la pandemia ha hecho que mucha gente se haya quedado viviendo aquí», destaca la alcaldesa de Almarza, Ascensión Pérez, quien matiza que precisamente para atender ese incremento de población, y servicios, se ha reforzado ya la contratación. A los cinco operarios municipales se ha sumado la contratación de socorristas y un persona de refuerzo para la limpieza. 

la ribera. En San Esteban de Gormaz, explica su alcaldesa, María Luisa Aguilera, se dan ahora «dos fenómenos» que suponen un incremento de población en la zona. Por un lado, «las personas demandadas para trabajar en los campos de regadío y, ya más cerca del otoño, en los viñedos». Y, por otro, el regreso de los hijos del pueblo y el aumento de turismo en los 20 núcleos de población que dependen de San Esteban y que, «ya desde mediados de junio», han registrado un incremento. 

De media, la población sube entre un 30-40% en la zona, si bien hay que tener en cuenta que varía sustancialmente la situación según el núcleo. En los pueblos más pequeños el incremento de población es «exponencial», y quizá los 15 que viven en invierno se «multiplican por 20» pero, en San Esteban, el crecimiento es más atenuado. Para atender esta situación demográfica, el Ayuntamiento sanestebeño lleva ya meses trabajando para dimensionar los servicios, lo que supondrá un refuerzo de la plantilla. En concreto, apunta Aguilera,«se triplica el personal». 

La contratación será posible gracias a las ayudas de la Diputación y la Junta y, también, al amparo de la Mancomunidad e irá destinada a labores de jardinería, limpieza vial, electricidad, ciclo del agua, consultas del ayuntamiento...