Iglesias hace efectiva su dimisión

Nuria Zaragoza
-

Prefiere no entrar en detalle sobre los motivos de su salida y apunta a «motivos personales». Hace balance «positivo» y asume el cambio como «un nuevo reto»

Iglesias hace efectiva su dimisión - Foto: Eugenio Gutiérrez

El que ha sido director médico de Atención Primaria en Soria durante los últimos 24 años, Javier Iglesias, hacía oficial este jueves su dimisión en el Consejo de Gestión. Iglesias presentó su «solicitud de dimisión» formalmente a principios de octubre, pero ha seguido al frente de la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Soria «en funciones» hasta ahora, dado que el gerente, Enrique Delgado, se encontraba de baja. Aunque en su día se dijo que la dimisión respondía a su malestar con la Gerencia Regional por la gestión del caso de los nueve médicos  [que salido de Soria tras negarles las comisiones de servicio], Iglesias prefiere «no entrar» en las razones del cambio y apunta a «cuestiones personales». «Todo tiene unas etapas en la vida. Es cierto que tenía previsto, por temas personales, ir soltando la dirección hacia el verano e ir buscando junto con el gerente un recambio, pero se ha anticipado. No pasa nada. Son oportunidades de cambio y hay que verlo así, no hay que darle más vueltas», sentencia, con el carácter optimista que le caracteriza. 
Su dimisión, no obstante, no supondrá una desvinculación de la Gerencia ya que a partir de ahora pasa a asumir «todo lo que es la coordinación del COVID no hospitalario, seguimiento, rastreo, gestión de PCR, organización de COVID Colegios…». Además, «junto con la doctora Andrés», se encargará de la «cartera de servicios, programas  de screening… Dejo la dirección para pasar a cuestiones más técnicas», resume. 
Tras «prácticamente una vida» dedicado al cargo, cierra esta etapa con el «vértigo» que da pensar la evolución de la Sanidad en estos 24 años, pero «satisfecho». «A nivel personal han sido unos años apasionantes porque es un trabajo que me gusta mucho y he contado con gente muy buena a mi alrededor de todas las categorías. Profesionalmente, el hecho de que la salud de nuestros ciudadanos esté en unos niveles tan altos (la esperanza de vida más alta de Europa) es para sacar pecho, aun siendo consciente de que la asistencia sanitaria influye en un porcentaje no muy grande».