scorecardresearch

Un buen año de acebo en Garagüeta

EDS
-

A pesar de la sequía, las lluvias del otoño favorecen que la planta esté «espectacular»

un buen año de acebo en garagüeta

Se presenta muy buena campaña navideña en el acebal de Garagüeta. A pesar de la sequía, las lluvias de este otoño han hecho que el acebo esté sano, «espectacular» y «precioso», con los cucos de un rojo intenso y de buen tamaño. Cristina Martínez, de la empresa comercializadora El Acebarillo, de Arévalo de la Sierra, explica que se están realizando otras labores (rutas, talleres, actividades en la casa del parque...) y que las podas comenzarán, previsiblemente, a finales de noviembre. Están a la espera de que salga la orden anual de la Junta de Castilla y León que regula el aprovechamiento forestal de ramilla ornamental. Además, están empezando a mover el mercado con floristerías a nivel nacional y ya se están recibiendo los primeros pedidos online, principalmente de Madrid, Barcelona y Zaragoza. Cristina Martínez recuerda que el año pasado no había acebo y las floristerías y otros compradores tuvieron que recurrir a producciones de Holanda.

También este año se contará con el punto habitual de venta en la plaza de Herradores y se asistirá al Mercado de Artesanía de Berlanga de Duero en el puente de diciembre, además de otros mercados de Navidad (como el de la plaza Mayor de Madrid) en los que aún se están subastando los puestos. Lo cierto es que El Acebarillo está a tope, tanto en las reservas para los talleres de elaboración de centros de acebo que se imparten por toda la provincia como para las rutas guiadas por el espacio natural, sobre todo para los fines de semana y para el puente. Están pendientes de otras actividades, pero aún sin confirmar. La empresa tiene que reforzar la plantilla y en diciembre hay cuatro personas para las labores de guías de las rutas y en educación ambiental, en servicio de atención al público. También dependerá de todo lo que vaya surgiendo, en las podas, puntos de venta, logística...

espectáculo natural. Pero no solo el acebo es la principal atracción de Garagüeta. Cristina Martínez destaca que la fauna silvestre que se refugia y se alimenta allí durante estos meses más fríos del año es un reclamo para muchos visitantes. Hay ciervos, corzos, jabalíes, zorros, zorzales... que a veces pueden verse en las propias rutas guiadas, así como sus huellas y rastros. «El lunes, con una espléndida mañana soleada, hacíamos una ruta para la escuela de capataces del País Vasco y pudimos ver una pareja de águilas reales sobrevolando el acebal», indica subrayando que en invierno este espacio «es una fiesta».