scorecardresearch

El 25% de los parques eólicos sorianos tendrá que renovarse

A.I.P.
-

El reciclado integral de aerogeneradores, con punto de origen en Soria, moverá un volumen de negocio de 400-500 millones de euros en dos años a partir de 2025

Los parques eólicos, camino de la renovación - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Uno de cada cuatro parques eólicos de la provincia de Soria necesitará repotenciación en tres años, es decir, sustituir total o parcialmente los aerogeneradores o sus elementos principales, con el fin de incrementar la producción en el emplazamiento. En la provincia de Soria, según el Ente Regional de la Energía (Eren), a 31 de diciembre de 2020 funcionaban 43 instalaciones, con una potencia de 1.222 megavatios (MW). Cabe recordar que el primer aerogenerador de la Comunidad autónoma se instaló en 1998, en la Sierra del Madero. Con este nombre hay dos parques, en los términos de Ólvega y Noviercas, con un total de 66 aerogeneradores, mientras que entre 1999 y 2000 se desarrollaron los de El Pulpal, El Tablado y El Toranzo, también en la comarca del Moncayo, que suman 83 'molinos'. Los 43 parques eólicos sorianos están integrados por 988 aerogeneradores.

«Los que evacúan a la subestación de Ólvega y los de Oncala, prácticamente todos, y unos cuantos al Sur de la provincia, en la zona de Medinaceli, hay que sustituirlos. Un 25% en Soria, seguro, cumple la edad de renovación. Los primeros 250-300 megavatios habrá que desmantelarlos entre 2025 y 2030, pero cada promotor va a fijar la fecha, porque no hay una vida útil concreta, depende de cómo se ha comportado el parque en cada lugar», aclara el director del Área de Participadas de Caja Rural de Soria y presidente de Apecyl (Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla y León), Javier Gracia.

En este sentido, recuerda que una vez que todos los parques eólicos cumplen dos décadas se someten a auditorías y análisis aerolásticos, estudios que permiten acotar su vida útil. Así que los planteamientos de repotenciación se concretan en función de las averías de mayor coste y también del criterio de amortización fiscal en las cuentas anuales de cada sociedad promotora.

«Es un momento muy interesante porque en el mercado hay una serie de aerogeneradores con una tecnología y unas dimensiones muy concretas, y los emplazamientos van a requerir modelos medianos. Hay una labor de análisis muy seria», apostilla.

En su caso, la entidad colabora con dos universidades en esos estudios de repotenciación, cuya tendencia es a concluir en un desarrollo muy distinto al actual, «más respetuoso» con el paisaje y con menor número de aerogeneradores. Hay que tener en cuenta que la línea a seguir es «hibridar» con la energía fotovoltaica.

el reto. En total, tal y como indican los datos de la AEE (Asociación Empresarial Eólica) en España hay 1.265 parques eólicos (245 en Castilla y León) instalados en más de 1.000 municipios, con más de 21.419 aerogeneradores, lo que da un total de 64.257 palas (tres por aerogenerador). En cuanto a la antigüedad de los aerogeneradores, según las mismas fuentes, de los más de 27.000 MW eólicos con los que cuenta España alrededor de 11.000 MW tienen más de 15 años, mientras que unos 3.500 MW tienen una antigüedad superior a los 20 años.

En los próximos tres años se prevé la retirada de los aerogeneradores con potencias más bajas instalados en los años noventa o primeros de los 2000, pudiendo afectar progresivamente a unos 3.600 aerogeneradores y unas 21.000 toneladas de palas, unos 3.000 MW anuales. Castilla y León tiene actualmente 6.269 MW instalados en 245 parques eólicos con un total de 4.542 'molinos'. Por provincias, por delante de Soria, se sitúa Burgos, con 1.980 MW.

En este 2021 el holding Ruralia Europa, 100% participada por Caja Rural de Soria, ha dado un paso adelante en el tratamiento de reciclaje integral de estos aerogeneradores a partir de los estudios propios iniciados en 2017.

«La economía circular empieza en Soria, pero el diámetro del círculo se puede ampliar todo lo que se quiera. Castilla y León es la comunidad que acumula mayor experiencia y conocimiento. Muchas tecnologías y fabricantes han sobrevivido gracias a las plantas de Castilla y León. Así que desde aquí, al resto del mundo», significa Gracia.

De esta manera, el responsable del Área de Participadas de Caja Rural de Soria advierte de que están «avanzando en varios frentes» en lo que se refiere al reciclaje de los materiales compuestos y al reacondicionamiento de la turbina completa. «Se trata de un 'repowering' de eólica de gran potencia. Un buen número de esas turbinas pueden salvarse de forma completa. Reacondicionadas y revisadas pueden servir como turbinas de generación distribuida de polígonos industriales o en zonas lo suficiente alejadas de los cascos urbanos como suministro. Estamos delante de otra nueva línea de negocio», puntualiza.

Este proyecto tiene que estar en funcionamiento en 18 meses, teniendo en cuenta que los cambios normativos que marca la Unión Europea llegarán en 2025, para lo que hay que estar preparados. «El Área de Participadas de Caja Rural de Soria ya ha hecho los deberes», destaca Gracia al respecto. De hecho, ya están desarrollando esos trabajos previos en unas naves propiedad de la entidad en el medio rural soriano, si bien, recuerda, el objetivo, como ya es conocido, es dar el salto al Parque Empresarial del Medio Ambiente (PEMA), donde está reservada una parcela. 

Y es que, tal y como anunció la Junta de Castilla y León el pasado mes de marzo, el PEMA albergará una planta de reciclaje de componentes de aerogeneradores antiguos, dentro de una iniciativa de inversión público-privada de 9,77 millones, que espera contar con los fondos europeos 'Next Generation'. Este proyecto, desarrollado a través del Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN), la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León (FPNCYL), junto con las empresas del sector Ruralia y Reciclalia SL, y el Centro Tecnológico de Miranda de Ebro (CTME), se ha presentado liderado por Reciclalia. La iniciativa prevé la puesta en marcha de unas instalaciones en Garray y, posteriormente, se estudiaría la apertura de una segunda planta de procesado de componentes en un e'ntorno de Transición Justa' para hacer frente a la demanda de desmantelamiento y renovación de parques del noroeste de la Península y con capacidad de tratamiento de parques  eólicos del resto de España y de la Unión Europea.

Así las cosas, Javier Gracia hace hincapié en que ya están diseñando las instalaciones. «Es un trocito de la solución futura que es escalable. Lo que importa es que haya una actividad de ingeniería suficiente. Estamos poniendo las bases», sostiene.

Como dato a tener en cuenta, apostilla el responsable de Participadas de Caja Rural, el volumen de negocio que se moverá en los dos primeros años de la actividad de reciclaje de aerogeneradores, a partir de 2025, se sitúa entre los 400-500 millones de euros. «Tenemos que perseguir que el órgano de decisión esté aquí, aunque el ámbito de trabajo no tiene límites. Pero el punto de origen queremos que esté en Soria [...] Todo esto nos tiene que llevar a una industria que sea puntera en las renovables en general, hay que tener claro cómo integrar las distintas energías», defiende.