La máquina que cambia envases por dinero o descuento

Ana Pilar Latorre
-

Enrique Hernández, representante de la firma Ganamos Reciclando, instala el primer dispositivo que escanea códigos de barras de latas y botellas de bebida y 'recompensa' con un ticket para descontar en las compras

La máquina que cambia envases por dinero o descuento - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Soria da un paso más en materia de reciclaje de la mano de Enrique Hernández, representante de la franquicia murciana Ganamos Reciclando, con la instalación de la primera máquina expendedora inversa o de reciclaje con incentivos. Un ejemplo de su buen funcionamiento son Alemania y los países nórdicos, donde los ciudadanos depositan desde hace años en estos dispositivos especiales los envases usados, como latas y botellas, pero a cambio obtienen dinero o descuentos en establecimientos comerciales. A la vez, los ciudadanos se conciencian, sobre todo los más jóvenes, y pueden  conocer el destino final de los residuos que reciclan.
En unos días entrará en funcionamiento en la galería comercial del hipermercado E. Leclerc esta máquina, que escanea el código de barras de latas y envases plástico que se depositan y devuelve un descuento para la compra en el citado establecimiento, una opción que se ha escogido frente al dinero en efectivo. Enrique Hernández apunta que es una «experiencia piloto» que podría extenderse después a otras áreas comerciales y de ocio. 
«Funciona con éxito desde hace muchos años en países como Alemania, Suecia y Noruega», donde los ciudadanos acuden con sus bolsas llenas de envases a los lugares donde se instalan, como institutos y colegios, pabellones polideportivos, gasolineras, centros comerciales... Un amigo de Hernández, que vive desde hace un año en Suecia, le comentó que «allí está instaurado desde hace tiempo y la gente está muy concienciada», algo que le terminó de convencer para ponerlo en marcha en Soria.  La clave del éxito, para él, es que «toca directamente el bolsillo del consumidor».  
«La idea es recuperar los residuos de latas de bebidas: refrescos, cervezas, energéticas, isotónicas... y en función de los residuos que tengan se recibirá un incentivo y otro. Lo mismo pasa con el plástico de envases alimenticios, como de leche, agua, zumos...», concreta el comercial e impulsor de la iniciativa. La máquina mide 1,80 metros de alto, 1 metro de frente y 80 centímetros de profundidad, como las de vending aproximadamente.
código de barras. A la hora de depositar los envases, hay que tener en cuenta que «el código de barras esté en buenas condiciones para que lo pueda leer la máquina y sepa lo que le estás dando y lo que te tiene que dar a cambio», por lo que en función del plástico o la lata realiza la devolución. Por ejemplo, en el caso de las latas, son más caras las de aluminio (bebidas energéticas). Por una lata de Red Bull la máquina devolverá un céntimo de euro y si tuviera más de 400 mililitros serían dos céntimos. La botella de aluminio son cinco céntimos.
«Son incentivos muy bajitos pero al final está la concienciación, porque que te toque el bolsillo es la clave. Todos reciclamos y cada vez más, pero si se obtiene dinero o descuento...», comenta insistiendo en que en los países que ya funciona «no tienen residuos, incluso tienen que importarlos». 
 La franquicia Ganamos Reciclando, que surgió hace tres años, cuenta con una red de un centenar de dispositivos (en Castilla y León solo en Valladolid y Ponferrada y ahora en Soria). No es necesario lavar antes el envase, ya que cada uno va a su recipiente y después se lava y trata en la planta.
un fin social. Además del objetivo «verde» se ha buscado un fin social, ya que en Asovica se va a instalar un compresor para que se transforme y aplaste el residuo, con el fin de que ocupe menos espacio para su transporte. «Se les abonará el trabajo por unidad, para que cuando pase la empresa a recoger la mercancía sea más cómodo y ocupe menos». El destino del material es la empresa Saica, especializada en el reciclaje de residuos.
La máquina tiene un sistema telemétrico que avisa al móvil del responsable de cómo va el llenado, lo más importante es que no se llene del todo para que esté siempre disponible para el usuario y pueda recoger más. El vaciado del dispositivo pionero en Soria dependerá de la frecuencia de las aportaciones de los usuarios.