«Los proyectos del capítulo de inversiones siguen en pie»

Nuria Zaragoza
-

Anima a dejar a un lado las «cuestiones partidistas» en «situaciones como esta». Las prioridades han cambiado, pero se niega a renunciar a ningún proyecto

«Los proyectos del capítulo de inversiones siguen en pie» - Foto: Javier Rodenas Pipo

GALERÍA

Almazán. La Villa refuerza su dinamismo económico y social.

Garantizar la salud de sus vecinos le sigue quitando el sueño, pero al mismo tiempo no deja de pensar cómo dar una respuesta local a los problemas de la sociedad y la economía adnamantinas. El alcalde, Jesús Cedazo, sigue empeñado por buscar un futuro mejor para Almazán.
El 12 de marzo adoptaron ya medidas preventivas. Sin embargo, Almazán ha sido una de las zonas más afectadas y la situación fue tan crítica que llegó a alzar la voz para pedir ayuda. ¿Cuándo se dio cuenta de la magnitud del problema?
Aquellas primeras semanas fueron duras, nadie sabía nada y, aunque nos anticipamos ligeramente, ya había casos en la residencia, que inicialmente no tenían diagnóstico. Tuvimos que trabajar duro, sobre todo el personal de la residencia. Han pasado seis meses y parece todo muy lejano. Ahora toca mirar hacia adelante, aunque aquellas semanas nos acompañarán siempre.
¿Le tocó llamar a muchas puertas para pedir ayuda? ¿Cuántas se abrieron?
A muchas, llamamos a todas las puertas posibles, a todas. Aquellas semanas funcionaron infinitamente mejor los ayuntamientos que las administraciones grandes. La comunicación era continua con responsables del Gobierno y de la Junta; hablamos con responsables políticos de otras comunidades para testar la realidad y el día a día de las residencias; con mis compañeros en las Cortes regionales y en el Congreso para intentar que la foto de la situación fuese lo más real posible y que llegasen medios... Los medios tardaron en llegar, pero fue fundamental que mostrásemos la situación que estábamos viviendo en esta tierra.
¿Cuál es la situación actual?
Toquemos madera pero la situación actual de Almazán no es mala, llevamos semanas con una baja incidencia de casos y esperemos que siga así. De todos modos, a pesar del número de casos, la mortalidad estimada por COVID según datos de la Junta no ha sido alta en relación al número de contagios. Aún así, a medida que pasan los meses los datos muestran el impacto   de la pandemia y, por ejemplo, en los últimos años entre enero y agosto los fallecimientos por diferentes causas en la residencia eran entre doce y 16, y este año a 31 de agosto eran 19. 
No es nuevo en política pero sí es su primera legislatura como alcalde. ¿Cómo ha vivido esta pandemia y qué ha sido lo más duro para usted?
Al fin y al cabo la vida es esto, todos en nuestro día a día tenemos retos continuos y situaciones complicadas. Lo fundamental siempre es intentar resolver la situación lo mejor que uno sabe o puede y no meter la cabeza debajo del ala. Gran parte de la sociedad dio un paso adelante y ofreció su ayuda. Lo más duro fueron las miradas de muchos mayores y la gran incertidumbre que teníamos sobre la magnitud del problema.
Tenían un presupuesto diseñado para Almazán este 2020 pero el virus ha obligado a cambiarlo todo. En líneas generales, ¿qué partidas han desaparecido y cuáles han surgido?
Teníamos un presupuesto potente, de 7,3 millones para el ayuntamiento y 1,2 millones para la residencia. El coste salarial en la residencia ha aumentado tremendamente. Metimos más personal para atender debidamente a los residentes en sus habitaciones, y aumentaron las bajas laborales en gran medida por precaución, duplicamos la Enfermería y el gasto en medicinas se ha incrementado notablemente.
En el presupuesto propio del ayuntamiento desaparecieron las partidas de ferias, festejos y gran parte de cultura, y se han destinado básicamente a líneas de subvenciones, a aumentar inversiones para también intentar apoyar a las empresas locales y a incremento del empleo público. Esperemos que en el ultimo trimestre podamos dinamizar la vida local, siempre bajo el criterio y las recomendaciones de los responsables sanitarios de la comunidad autónoma.
En abril anunciaron un primer paquete de medidas económicas y sociales dotado con un millón de euros. Al amparo de este plan, acaban de publicar una convocatoria de subvenciones destinadas a apoyar a autónomos y pymes para hacer frente a los efectos por la COVID-19. ¿Qué otras líneas tienen previsto aprobar?
Entre el aumento del presupuesto de la residencia, la línea de subvenciones al sector empresarial, el incremento de pequeñas obras y el aumento en contrataciones públicas estarán comprometidos actualmente cerca de 750.000 euros. Tenemos pensadas diferentes actuaciones pero los medios municipales son muy limitados y debemos esperar a ver cómo evoluciona la situación.
Más allá de las ayudas, también es importante aumentar la obra pública e impulsar la contratación municipal para ayudar a la dinamización económica. ¿Qué previsión maneja?
Como decía antes, el aumento de obra publica es importante en estas situaciones y es algo que nos repercute positivamente a todos. En el diseño del presupuesto ya habíamos sido muy ambiciosos en este sentido porque creemos en la inversión como motor de desarrollo. En este momento, el Ayuntamiento de Almazán ya tiene obra adjudicada por casi 1,3 millones, y esperamos en este ultimo trimestre adjudicar obra por más de 700.000 euros. Es un esfuerzo importante, más aún en este momento en el que prácticamente el 50% de la inversión viene subvencionado por otras administraciones.
¿Teme que, con esta crisis, quedarán empresas en el camino?
Es el temor de todos los alcaldes y alcaldesas y de todos los responsables políticos. El comercio local lleva años pasándolo mal y en el confinamiento tuvo un papel fundamental para la sociedad, que pronto hemos olvidado, lamentablemente. En las ultimas semanas hemos asistido tristemente al cierre de algunos negocios, esperemos que no vaya a más. 
Respecto al tejido empresarial, cualquier cierre nos hace mucho daño y el impacto social sería tremendo. Es fundamental más que nunca que las administraciones grandes sean sensibles con esta tierra. Espero y deseo que las empresas ubicadas en Almazán que necesitan invertir encuentren el apoyo institucional, y en ello estamos trabajando. 
Se han anulado las dos ferias y las fiestas, algo histórico. ¿Ha sido duro adoptar decisiones de ese tipo?
Las decisiones de cualquier dirigente nunca son fáciles y menos aún desde el mes de marzo. Las ferias y fiestas de Almazán suponen un impacto económico enorme para la localidad, por lo que la hostelería ha tenido unas mermas en ingresos importantísimas. Suspender las Fiestas de San Pascual Bailón y la Bajada de Jesús ha sido muy muy triste. Pero las circunstancias son las que son. Esperemos que pase lo más rápido posible y pronto podamos retomar la normalidad.
A pesar de que el virus ha trastocado los planes, han decidido seguir adelante con algunos proyectos como la instalación de red térmica de abastecimiento de calor para cuatro edificios municipales o la instalación solar fotovoltaica para bombero de abastecimiento. ¿Qué proyectos trabajan en estos momentos a nivel municipal? 
Es fundamental seguir trabajando en sacar proyectos adelante a pesar de las dificultades. Todos los proyectos que teníamos presupuestados en el capítulo de inversiones siguen en pie y muchos de ellos ya están adjudicados. La paralización de plazos administrativos los han retrasado pero siguen todos en pie.
En estos momentos estamos trabajando en un proyecto de atracción de empresas y de inversión en Almazán. Prefiero ser prudente por el momento, pues aunque algunos van madurando, todavía es pronto. Tenemos un compromiso con esta tierra y, a pesar de la situación tan complicada, tenemos la obligación de trabajar duro para atraer inversión y empleo. En estos meses de trabajo hemos encontrado a grandes personas que también apuestan por Almazán, el trabajo es difícil pero espero que vayamos obteniendo algún fruto.
Estaba previsto continuar con las obras de la muralla, con la ayuda del 1,5% Cultural. ¿Qué previsión hay?
Sí, el proyecto sigue en pie. No hemos recibido aún la comunicación oficial con la aprobación pero de manera oficiosa la conocemos de hace meses. La comunicación es continua con el Ministerio y esperemos que el próximo mes la tengamos. La documentación técnica para la licitación ya está preparada, ahora ya es más un tema de intervención y secretaría para lanzar el proyecto lo antes posible.
Es triste que algunos desde la oposición jueguen a embarrar este proyecto, cuando otros en su situación hicimos lo contrario, trabajar para lograrlo.  
Se habló de la posibilidad de adquirir el Palacio de los Hurtado de Mendoza pero, obviamente, ahora las prioridades han cambiado. ¿Se descarta ya?
Como bien dices las prioridades han cambiado, pero me resisto a abandonar ningún proyecto. Es complicada su adquisición, en primer lugar, por el coste económico que supondría. En paralelo, deberíamos conocer el coste de restauración y el modo de gestión a futuro. La verdad es que sería muy importante para Almazán y podría suponer un catalizador fundamental, pero para un ayuntamiento en solitario es inviable, y las posibilidades vendrían únicamente con el apoyo de otras administraciones. Hemos mantenido diferentes reuniones con responsables del Gobierno y con el consejero de Cultura para tratar el tema.
Han anunciado que abordarán la modernización de su RPT para la optimización de los recursos humanos. ¿Con qué plantilla cuentan y qué se persigue con esta iniciativa?
En Almazán, como en muchos otros ayuntamientos, no ha existido un documento que estructure la plantilla municipal. Se han realizado pequeños cambios pero es necesario diseñar una estructura de puestos de trabajo acorde con los tiempos y con las obligaciones que tenemos. La carga de trabajo en la administración local ha aumentado, pero también ha cambiado. Por otra parte, también es necesario que una empresa especializada dimensione las necesidades en cada servicio. Las necesidades, las retribuciones y los complementos.
No va a ser un trabajo sencillo pero hay que abordarlo de una vez por todas, no podemos estar con parches continuos eternamente. Este camino es importante andarlo con los trabajadores y con los representantes sindicales y conseguir tener un documento efectivo en pocos meses.
La plantilla es amplia, sobre todo en verano, que puede superar los 90 trabajadores, a los que habría que sumar los adscritos al patronato de la residencia, que está en el entorno de los 55.
La productora de la serie de 'El Cid' eligió Almazán como una de sus localizaciones en Soria. ¿Se prevén nuevas grabaciones en la villa?
La verdad es que la productora ha estado encantada en Almazán, esperemos que cuando se estrene la serie tenga impacto y eso repercuta positivamente en Almazán. Los responsables de la productora suelen ser prudentes y herméticos, más aún en estos tiempos de inseguridades continuas. Personalmente, por algún detalle, creo que van a continuar grabando la próxima temporada, pero faltan certezas.
Al final, la Soria Film Commission ha venido a abrir otras puertas, un proyecto que arrancó el Ayuntamiento de Soria y la Diputación la legislatura pasada que está dando frutos en la provincia, en gran parte, gracias a personal técnico como Carlos Martínez, que coordina el proyecto en Diputación.
¿Cuál ha sido el papel de la oposición en esta crisis sanitaria?
Durante los primeros meses la comunicación era continua, informaba a los portavoces casi diariamente de la situación en Almazán. Entendí que era necesario que todos tuviesen información de primera mano, en una situación límite como la que vivimos, incluido uno de tantos momentos complicados en los que me tocó presionar para solucionar un asunto con la mayor urgencia. 
Probablemente yo hubiese actuado de otro modo, pero no hay reproche, cada uno es como es y todos teníamos situaciones muy complicadas. Fueron semanas difíciles. 
Con la perspectiva del tiempo, ¿en qué cree que se falló y es necesario tomar medidas para no repetir errores?
Aquellas semanas nadie sabía nada. Nos ha pillado con el paso cambiado a toda la sociedad mundial y, a mi modo de ver, aún seguimos con el paso cambiado. En primer lugar, la investigación científica es algo fundamental para una sociedad avanzada y en este país han estado y están abandonados. Hemos llevado al personal sanitario y científico a una situación lamentable durante años y ahora pretendemos que en horas, o días, encuentren una solución.
En segundo lugar, las administraciones con competencias no fueron previsoras por las razones que fuesen y, a partir de ahí, las primeras semanas fueron una locura y un despropósito. La imagen de profesionales sanitarios con bolsas de basura fue muy dura y las condiciones en las que se tuvo que trabajar también. A partir de ahí, cada país ha contado sus contagiados como ha querido, y los fallecidos lamentablemente también. Por lo tanto los datos que tenemos no son equiparables en gran medida.
Y, por último, creo que la estructura administrativa de España no ha beneficiado. No dejamos de mirarnos de reojo y, en situaciones como esta, entiendo fundamental dejar al margen las cuestiones partidistas. Quizá sea que personalmente siempre he preferido construir y ayudar a construir que lo contrario, pero los responsables políticos deberíamos estar para eso.
La sociedad pide coordinación, diálogo. ¿Cree que se está actuando correctamente o es necesario mejorar?
Creo que es necesario que las administraciones estén coordinadas y, sobre todo, que sean honestas unas con otras. El diálogo es importante y la capacidad de llegar a acuerdos es fundamental. Para mí, en la vida y en la política no todo vale. Los que ya no somos tan jóvenes recordamos cómo, en momentos  importantes de este país, políticos en las antípodas ideológicas consiguieron llegar a acuerdos. Toca llegar a acuerdos, toca dejar la demagogia y toca acercar posturas. Pero establecer ese clima constructivo es responsabilidad de todos.