"No hay ninguna varita mágica para reducir el absentismo"

Nuria Zaragoza
-

El presidente de la patronal asegura que el coste que acarrea el absentismo a los empresarios sorianos es «muy elevado» y «preocupa». No cree en «varitas mágicas» para solucionar el problema y aboga por "concienciar"

"No hay ninguna varita mágica para reducir el absentismo" - Foto: Eugenio Gutiérrez MartÁ­nez

El ausentismo es una de las cuestiones que más preocupan a los empresarios, por los problemas organizativos que suscita pero, también, por los costes y pérdidas económicas que genera en sus negocios, así como por el efecto que tiene sobre la productividad y competitividad. Desde la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas (FOES) vienen trabajando desde hace ya tiempo por reducir los índices de absentismo en las empresas sorianas. Su presidente, Santiago Aparicio, analiza la situación en la provincia. 
¿Cómo afecta el absentismo laboral a las empresas sorianas?  
Nosotros no disponemos de cifras provincializadas pero, a nivel autonómico, Castilla y León no es de las autonomías que más absentismo tiene. Son Asturias y País Vasco, con un 7,1 y un 6,2%, mientras que Castilla y León está en torno al 5,7% de absentismo laboral. 
Aún así, es un porcentaje alto y es preocupante porque supone muchos cientos de trabajadores que todos los días dejan de ir a trabajar de una manera justificada por problemas de salud, por problemas familiares... pero, también, de manera injustificada. Según un estudio de Randstad, 270.000 personas al día no van a trabajar y no lo justifican. En un nivel muy elevado y preocupa mucho porque incide mucho en la competitividad de las empresas.
Desde la patronal de mutuas han cifrado en más de ocho millones de euros el coste en Soria por las incapacidades temporales por contingencias comunes, solo contabilizando lo que se refiere a prestaciones. ¿Disponen de alguna estimación donde se sepa el efecto global del absentismo en Soria?
Manejamos solo cifras a nivel nacional que nos proporciona la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) y el coste directo para las empresas españolas anualmente es de 6.900 millones de euros. Eso es el coste que tienen las empresas, pero a esto hay que sumar el coste que tiene la Seguridad Social y que tienen las mutuas, que están en 7.500 millones de euros. O sea que realmente es muy importante el dinero que supone. En Soria... se puede extrapolar de acuerdo al número de trabajadores que hay. 
¿Qué medidas se pueden implementar para reducir estos datos?
No  hay ninguna varita mágica para reducir el absentismo laboral y todas las propuestas que se han podido hacer desde el mundo empresarial nunca han sido bien vistas porque dicen que nos entrometemos en temas que no nos corresponden. Por ejemplo, la propuesta que hizo la CEOE de sensibilizar a los médicos de familia sobre el dinero que supone, no fue bien acogida. Y hay que tener en cuenta que hay veces que algunas bajas se dan de una manera reiterada sin que puedan corresponder [con un problema de salud real], presuntamente.
Y, a nivel interno de cada empresa, ¿se pueden tomar medidas? 
Se pueden hacer planes en las empresas que pueden incidir de una manera positiva para causar una sensación en los trabajadores de mayor aceptación del puesto, de mayor alegría en el empleo, de una relación fluida entre empresa y trabajador... Nosotros tenemos aquí el proyecto FOESaludable donde ya participan varias empresas, y el nivel de absentismo les está bajando.
Ese proyecto incluye, por ejemplo, ejercicios ergonómicos para los puestos de trabajo más mecánicos y repetitivos, donde se les propone a los trabajadores algunos ejercicios, modificar malas posturas en el desarrollo de puestos... También incluye otros aspectos en materia social, medioambiental... incluso de dieta, que es muy importante. Pero eso al final no es nada que esté demostrado que va a bajar el absentismo en general. Esto al final son cosas voluntarias, proyectos sobre todo de salud en la empresa y en el puesto, que si quieren las hacen y si no, no. 
¿Donde está entonces la clave?
Por eso lo importante es concienciar a los trabajadores de lo que suponen esos días que no acuden a trabajar. Todos los días 270.000 personas no acuden al trabajo y no lo justifican, y eso es algo muy grave y tiene unos costes muy elevados. 
El trabajador, salvo causas mayores, tiene que ser consciente y consecuente de que tiene que acudir a su puesto de trabajo. Mientras esa concienciación no exista, poco se puede hacer, porque poner en prácticas métodos si alguien no los quiere desarrollar... No hay ningún modelo que ahora mismo pueda servir para rebajar ese porcentaje de absentismo. 
¿Fallan las políticas de prevención?
Nosotros llevamos muchísimos años trabajando en el tema de prevención de riesgos laborales, haciendo visitas a las empresas, concienciando al empresario de cómo tiene que adoptar  e implantar la prevención de riesgos,  y yo creo que eso está dando resultados. Nos gustaría que los accidentes de trabajo fueran cero, pero lamentablemente se producen, y hay gente que todavía las sigue sin aplicar, tanto empresarios como trabajadores. 
Hay gente que sabe que tiene que hacerlo pero por comodidad, o por prisas, o por otras causas, no toman las prevenciones que deben tomar en su puesto de trabajo, y eso muchas veces lleva a un accidente de trabajo. Ytambién es verdad que hay muchas veces que los empresarios no aplican de una manera correcta la prevención en la empresa. Por eso desde las asociaciones empresariales como la nuestra estamos trabajando constantemente este asunto con las empresas, y la gran mayoría de los empresarios lo están adoptando. 
En ese sentido, creo que se está haciendo una labor importante por parte de las empresas y de las asociaciones para tratar de corregir la implantación de esos planes de prevención y concienciar en que hay obligatoriedad de que los trabajadores tienen que cumplir con el plan que tiene la empresa. 
A veces falla, y no es culpa de uno ni de otro, aunque también es verdad que muchas veces a nivel judicial acaba pagando el pato el empresario, a quien se le acaba echando la culpa de todo esto, cuando no es lo justo. 
Los expertos apuntan a la importancia de mejorar la motivación para reducir las ausencias en el trabajo.
La motivación es una de las causas de absentismo y por eso se trabaja en planes como el que comentaba antes de FOESaludable, un plan completo de ergonomía, de motivación, de tener a los trabajadores contentos... Pero al final es cuestión de hacer cada uno el plan a la medida de su empresa. 
Por parte del empresario hay que tratar de que los trabajadores tengan la mejor de las disponibilidades, la mejor de las garantías y la mejor de las circunstancias para poder sacar el trabajo adelante. La motivación influye pero también es verdad que, de todas las posibles causas de absentismo que se dan, quizá esa sea de las que menor efecto tiene. E, insisto, la gente tiene que ser consecuente de que al puesto de trabajo tiene que ir y, si no le gusta, hay que decirlo y hay que comentarlo. Eso es importante y el empresario tendrá que tomar medidas para cambiar y para motivar a sus trabajadores. Pero, recalco, yo creo que la motivación es una de las causas menores ya que eso suele suponer entre el 0,6% y el 1,3%. 
¿Y cómo afecta el salario a la motivación de los trabajadores?
A todo el mundo le gustaría ganar el máximo de dinero posible y a nosotros también nos gustaría pagar el máximo de dinero posible pero, lógicamente, la empresa tiene unos costes de producción, laborales, financieros... y el mercado tiene unos precios que fija el producto, y muchas veces es muy complicado tener sueldos más superiores a lo que se tiene. 
Los sindicatos vinculan directamente precariedad laboral y absentismo. ¿Cómo están relacionados?
No tiene ningún sentido la precariedad laboral con el absentismo. Los sindicatos tratan de justificar lo injustificable. Todas estas personas que faltan al trabajo no es por precariedad laboral porque, al final, yo creo que es mejor estar trabajando que no estar en el paro o cobrando un subsidio por desempleo, salvo que estés engañando al Estado y estés haciendo trabajos y no cotizando a la Seguridad Social...