Nueva etapa en Asocal Almazán

Henar Macho
-

Comerciantes y hosteleros retomarán los proyectos que quedaron pendientes en marzo y cuentan con el apoyo del Ayuntamiento

Nueva etapa en Asocal Almazán - Foto: Javier Rodenas Pipo

GALERÍA

Almazán. La Villa refuerza su dinamismo económico y social.

Alrededor de vías como la avenida Salazar y Torres, las calles Justo y Sánchez y Gran Vía, la ronda San Francisco... se concentran establecimientos comerciales, bares, restaurantes y mesones que ofrecen productos y servicios de todo tipo. Son, sin duda,  ejes vertebradores del discurrir diario en Almazán. Todos ellos se han visto afectados por la pandemia, pero el Ayuntamiento trabaja ya en nuevas campañas, actividades, servicios y programas, en coordinación con la Asociación de Comerciantes de Almazán (Asocal), como parte activa en la consecución del objetivo de garantizar el disfrute de la villa medieval con toda la seguridad y respetando las normas impuestas.
En este sentido, la presidenta de Asocal, Sonia Iglesias, anuncia que en las miras de la unión de comerciantes y hosteleros está el retomar varios proyectos que quedaron en stand by, sin olvidar el objetivo de la asociación: conseguir la unión de todos los negocios.
«La idea que hemos consensuado con el Ayuntamiento es estar todos agrupados en un mismo sitio para tener una comunicación permanente», emplaza Iglesias, ya que un contacto fluido entre la asociación y la administración municipal y entre los socios entre sí supone estar al día del acontecer adnamantino: iniciativas, eventos, subvenciones… Unas comunicaciones facilitadas hoy en día por las herramientas digitales, las aplicaciones de mensajería instantánea y las redes sociales.
«La unión hace la fuerza», recuerda Iglesias, que tomó las riendas de Asocal hace cinco años. Hosteleros y comerciantes dieron un nuevo impulso al colectivo, que desde entonces ha conseguido duplicar los asociados hasta 52 miembros. «Hemos ido ampliando el abanico y estamos todo tipo de comercios, incluida la hostelería». Peluquerías, asesorías, fisioterapeutas, estancos, pastelerías... El aumento de socios se ha dejado notar durante la pandemia, cuando más se ha demostrado la necesidad de estar unidos. «Nos íbamos informando unos a otros, sobre protocolos, cómo abrir… hubo mucho movimiento», señala Iglesias. Por ello, desde Asocal animan a autónomos a implicarse: «Es necesario estar todos unidos sobre todo en esta época de pandemia y despoblación». Por ello, hace un llamamiento a los nuevos negocios regentados por jóvenes que han abierto o están a punto de abrir.
PROYECTOS. Insiste la presidenta en que «Almazán es un pueblo muy solidario: cuando hemos tenido las carreras o el mercadillo la gente se vuelca muchísimo», sostiene con las esperanzas puestas en mantener el apoyo de los vecinos de Almazán tras un verano con la villa a rebosar. «Se ha respondido muy bien».
Entre los nuevos proyectos de Asocal, destaca que pronto estrenará nueva imagen, un logotipo que hará referencia, como no podía ser de otra manera, a la belleza de la villa y a sus herencia medieval. Encaminados también a adaptarse a las condiciones de la coyuntura sanitaria, Asocal organizará una serie de actividades, con el apoyo del Ayuntamiento, para dinamizar el comercio en la villa pero «sin multitudes».
Aunque Iglesias prevé un futuro próximo «muy negro, difícil e impredecible», considera que los meses de confinamiento potenciaron el consumo local, algo que no se puede perder y que ha dejado huella en los adnamantinos. «Ahora tienen más reparo a ir a centros comerciales grandes» y recalca que en el pequeño comercio local «es donde más seguro se compra porque tenemos las medidas de seguridad muy en la mente, los aforos, la limpieza continua del lugar de trabajo y de los productos que vendemos», concluye.