scorecardresearch

La sexta ola se desata en Soria y acelera la vacunación

N.Z.
-

El virus entra de nuevo en las residencias. Según ha podido saber este medio, se trata de la residencia de Los Royales y de la residente Fuente del Rey, donde, según confirma su portavoz, Eugenio Latorre, la situación «está totalmente controlada»

La sexta ola se desata en Soria y acelera la vacunación - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez Eugenio Gutiérrez Mart

Ha tardado en llegar pero Soria ha acabado sucumbiendo a la sexta ola de la pandemia de coronavirus. En apenas una semana, todos los indicadores epidemiológicos y de riesgo se han disparado en la provincia, desatando la alarma a nivel sanitario y obligando a acelerar la vacunación para reforzar la inmunidad de la población más vulnerable y de aquellos que recibieron la primera dosis hace más tiempo. «Es preocupante porque vemos que la incidencia sube y viene un puente largo y la Navidad», alerta  la jefa del Servicio Territorial de Sanidad, Elena del Vado, recordando así que el aumento de la movilidad suele desencadenar nuevos rebrotes. Admite que «no es una situacion exclusiva de Soria» y era «previsible» que acabara llegando esta oleada a Soria «a la vista de lo que está ocurriendo en otras provincias y en Europa en general», si bien reconoce también que los datos dejan en evidencia que estamos dando un paso atrás en la lucha contra la pandemia. «Imagino que tiene que ver que ha llegado el frío y hacemos más vida en interior (donde la transmisión es más fácil), pero quizá también que nos hemos confiado porque la mayor parte de la población está ya vacunada», justifica. 

tendencia al alza. En los últimos siete días (y hasta el cierre de esta edición), Soria ha sumado 123 nuevos positivos de COVID-19 (con hasta 32 y 39 casos nuevos en la jornada del miércoles y jueves) y la presión se nota ya tanto en Primaria como en el hospital, donde la planta 'sucia' prácticamente se vacío a mediados de noviembre y ahora suma ya nueve pacientes con el virus ingresados... y subiendo. 

La incidencia acumulada a catorce días (casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes) se ha triplicado y el virus ha entrado de nuevo en las residencias de ancianos, con dos centros geriátricos con positivos donde, no obstante, la situación está «controlada». 

Hay ya 18 brotes con 89 casos vinculados, el doble de los que había hace una semana (nueve brotes con 37 casos), y el virus ha llegado otra vez a las aulas, con clases confinadas en dos centros de Soria.

La positividad se ha disparado y actualmente ocho de cada cien pruebas diagnósticas que se realizan en Soria arrojan resultado positivo, frente al 3% de hace una semana. En cuanto al número reproductivo básico instantáneo, el promedio de personas que cada contagiado puede llegar a infectar, supera ya la barrera del 1 recomendada por la OMS, y se sitúa la cierre de esta edición en 1,9.

se repite, pero con vacuna. La historia parece repetirse. Hay una nueva variante circulando (esta vez llamada ómicron), se han cerrado fronteras al Sur de África, se aproximan días festivos que amenazan nuevos repuntes, las autoridades sanitarias 'amenazan' con nuevas restricciones (Sanidad ya ha pedido reducir el número de personas en los eventos navideños), hay  clases confinadas, residencias de ancianos en alerta... No obstante, ahora existe una diferencia: la mayoría de la población está vacunada. Concretamente, el 92% de la población vacunable de la provincia ha recibido ya la pauta completa y el 94 % tiene al menos una dosis. Y, como no podía ser de otra manera, este hecho también repercute en la realidad del COVID-19 y en quién y cómo afecta el virus. 

Esta vez la onda de contagios parece ser diferente gracias a la vacuna.  En el punto más alto de la quinta ola, a finales de julio, con más de 1.500 contagios ese mes, el porcentaje de población vacunada era del 60%. Entonces, llegó a haber 16 pacientes ingresados en planta y cuatro en UCI en el momento de pico. En aquella ocasión, el virus se disparó entre los jóvenes no inmunizados y, a partir de ellos, al resto de la población. En la actualidad, el contagio en Soria se concentra en la capital y entre las personas de 40 a 69 años, que están vacunadas. De hecho, de los nueve pacientes ingresados en estos momentos con COVID en el hospital Santa Bárbara de Soria, todos están vacunados (ocho con la pauta completa y uno con una dosis)

quién ingresa. De los datos facilitados por la Delegación Territorial de la Junta se desprende que el perfil del ingresado por coronavirus ha vuelto a cambiar. De las nueve personas que hay en estos momentos en la planta 'sucia', seis son hombres y tres mujeres y la edad media es de 71 años (en la quinta ola la edad media era de 60,5 años), siendo el paciente más joven ingresado por COVID de 51 años y el más mayor de 93. «Es normal que la mayoría de los pacientes ingresados sean gente vacunada por una cuestión de probabilidad. Si el 83,1% de la población de Soria está vacunada (el 91,9% si tenemos en cuenta solo la población vacunable, mayores de doce años), es normal que los casos estén saliendo en gente vacunada, porque es la mayoría», justifica del Vado. Y, en este sentido, insiste en la efectividad de la vacuna ya que, gracias precisamente a la inmunidad conseguida, el incremento de casos en esta ocasión no está viniendo acompañado de un incremento de la morbilidad. «La vacuna es efectiva porque, con estos casos, hace un año estaríamos con mucha más presión hospitaria y más casos graves y fallecidos», puntualiza. «La vacuna está claro que funciona pero no impide que te contagies ni que lo puedas transmitir. Estos datos lo que demuestran es que la vacuna es efectiva pero el virus sigue aquí», sentencia.

En este escenario, es evidente que la vacuna es la herramienta más eficaz para combatir el virus y, por ello, la Junta ha impulsado en las últimas semanas la vacunación, abriendo nuevas agendas para repescar a los más de 6.000 rezagados que aún quedan sin vacunar  y, al mismo tiempo, impulsando las dosis de recuerdo. En la última semana se han puesto en Soria más de 9.000 dosis y este martes y miércoles se llegaron a poner 3.000 dosis diarias. 

 

EN LAS RESIDENICAS. El virus fue especialmente dañino en las primeras olas en las residencias de ancianos y obligó a adoptar fuertes medidas restrictivas, con el cierre de estos centros sociosanitarios durante meses. Ahora, con el contagio de nuevo disparado, el virus ha entrado de nuevo en las residencias de ancianos de Soria, si bien la situación nada tiene que ver con la de las primeras olas. Según confirmó la jefa del Servicio Territorial de Sanidad, Elena del Vado, hay dos brotes en dos residencias de Soria, uno que afecta a dos trabajadores y otro que afecta a empleados y residentes, con doce positivos al cierre de esta edición. Según ha podido saber este medio, se trata de la residencia de Los Royales y de la residente Fuente del Rey, donde, según confirma su portavoz, Eugenio Latorre, la situación «está totalmente controlada» y todos los casos han presentado cuadros leves e incluso asintomáticos. Es, considera, gracias al efecto de la vacuna ya que todos los residentes cuenta ya con la tercera dosis.