La División de Plata recibe a la olvegueña Silvia Barrera

S.Recio
-

Con tan solo 18 años, la olvegueña Silvia Barrera ha pasado a formar parte de la primera plantilla del Balonmano Schar Zaragoza

La División de Plata recibe a Silvia

En la casa de Silvia Barrera siempre se ha respirado balonmano. Cuando esta jugadora era una niña, su madre ya le contaba historias de este deporte, «ella jugaba cuando era joven y además en Ólvega llegó a jugar un equipo femenino en División de Plata». Ella es ahora la que milita en esta categoría en las filas del Balonmano Schar Zaragoza, «estoy muy contenta y satisfecha por poder competir aquí». Para llegar a esta liga con tan solo 18 años hay detrás mucho trabajo y sacrificio. Desde sus comienzos en su pueblo, pasando por su adolescencia marcada por constantes viajes a Tarazona para seguir mejorando y terminando por un cambio de vida en esta temporada en la que vive, estudia, y por supuesto, juega al balonmano, en Zaragoza. 
origen. Su familia es la gran culpable de su afición al balonmano, «siempre se ha hablado de este deporte en casa». Su madre era jugadora sí, pero cuando era pequeña también «iba a ver los partidos al pabellón». Eran grandes tiempos para este deporte en Ólvega pero a Silvia Barrera le tocó vivir otra etapa, «junto a un grupo de jugadoras pudimos formar un nuevo equipo». Cuando comenzó a practicarlo, decidió que nunca jamás se separaría del balonmano.  Desde ese momento se evolución ha sido una constante año tras año hasta la actualidad.
La primera prueba de fuego fue con 15 años, cuando desapareció este equipo, «David Soria, nuestro entrenador, pasó a dirigir al BM Tarazona». Entonces convenció a unas cuantas jugadoras para dar el paso a este club, «era duro porque teníamos que hacer varios viajes de ida y vuelta, pero nuestros padres nos ayudaron mucho». En el municipio aragonés comenzaba a destacar una jovencísima Silvia Barrera, «la verdad es que jugaba muchísimo». 
A pesar de su destacado nivel defensivo, «allí también era una jugadora con muchos minutos en ataque». Siempre en primera línea destacaba en el lateral izquierdo. Muchos ojos se fijaron en ella y con 18 años tuvo que dar el salto, «nuevamente tuve una charla, en este caso con el Balonmano Schar Zaragoza, y en octubre me lancé a vivir allí, a estudiar el Grado de Fisioterapia y a independizarme. 
evolución. La adaptación a una categoría como la División de Plata, con la juventud de Silvia Barrera, no es fácil. Cambios en el nivel de los entrenamientos, un claro salto físico y una limitación de minutos, son algunos de los obstáculos que debe salvar una jugadora. «En mis primeras semanas comencé a jugar en Primera Nacional con el BM Colores». Esos partidos los compaginaba con entrenamientos con el Schar Zaragoza, «desde el primer día la acogida fue muy buena, estoy muy agradecida por el trato de mis compañeras». Ese vestuario veía en la olvegueña una jugadora con mucho potencias, «llegué aquí en octubre y la verdad es que en diciembre ya me comunicaron que pasaba a formar parte del equipo de División de Plata».  
En cuanto a su papel en el equipo, está siendo cada vez más importante. «El entrenador me utiliza principalmente en defensa, ocupo la posición central, pero también me da oportunidades en ataque». Esa faceta siempre ha sido su mejor arma, «me considero una buena defensora y ahora además me estoy adaptando a defensas más físicas con el objetivo de ser cada día mejor».
Ha conseguido consolidarse en Plata y ahora quiere seguir mejorando. Silvia Barrera es una de las grandes promesas sorianas de este deporte, de momento Zaragoza es su siguiente parada, seguro que no será la última.