Un soriano en 'El Palmar de Troya'

Ana I. Pérez Marina
-

Terminada la promoción de la serie 'El Palmar de Troya', el director Israel del Santo trabaja en el próximo proyecto de Santiago Posteguillo para Movistar+ y lo hace en su pueblo, Torrearévalo

Un soriano en 'El Palmar de Troya' - Foto: Eugenio Gutierrez M

GALERÍA

Israel del Santo.

Pasó largas estancias en África, Australia, Siberia, Irak, el Amazonas...y su trabajo le sigue llevando a rodar por todo el mundo. Confiesa que cuanto más tiempo ha estado fuera, «más cariño» le ha tomado a su «pueblito» a los pies del Acebal de Garagüeta, el de su familia paterna, en el que pasó esos veranos inolvidables de la infancia. «Cuando comienzo un proyecto y tengo que escribirlo me meto en la casa de mis abuelos y me paso allí el tiempo que haga falta», cuenta Israel del Santo. Después de una treintena de entrevistas de promoción de El Palmar de Troya, en emisión en Movistar+, el director soriano nacido en Madrid ha vuelto por unos días a Torrearévalo ya que ahora toca darle forma a El Corazón del Imperio, de Santiago Posteguillo, antes de viajar a Italia y a Bulgaria a rodar esta serie, también de Movistar+ en colaboración con Global Set [productora de Israel del Santo], que estará compuesta por seis capítulos y en la que las mujeres de la Roma que dominó a Occidente hace 1.000 años serán las protagonistas.
Su trayectoria profesional en el género documental es extensa, aunque han sido series como Templarios o Conquistadores Adventum por las que Del Santo es conocido.  Y, en la actualidad, se escucha su nombre por ser el director de El Palmar de Troya, coproducción de Mediapro y 93 Metros, que el pasado 6 de febrero estrenó Movistar+. «Está funcionando muy bien, las críticas están siendo buenas. Pero es que esta historia es buena. El Palmar de Troya es algo de lo que todo el mundo ha oído hablar, nuestros mayores hablan del ‘papa ciego’, pero nadie tenía todas las piezas. La clave era hacer una historia de cuatro capítulos con todas esas piezas», explica el director.
tragicomedia La serie de no ficción dirigida por Israel del Santo se sumerge en la ‘iglesia palmariana’ desde su origen en 1968, cuando se producen las primeras apariciones de la Virgen en la campiña sevillana, hasta el verano pasado en el que el último ‘papa’ estaba en prisión. «No es una organización religiosa, es una secta muy dañina y peligrosa. Es una tragicomedia porque es aunar ese punto cañí y bizarro que nos da la historia de nuestro país con una realidad muy dura», sostiene. De hecho, es fácil pasar de la risa que producen las surrealistas acciones de la secta a la tristeza por las experiencias personales más fuertes que se dan a conocer en la serie.
«Lo más increíble es que siguen funcionando. Los americanos tienen Wild Wild Country, serie sobre la secta de Osho [el gurú indio Bhagwan Shree Rajneesh]. Pero duró unos años, aquí ya son cinco décadas», abunda.
Transcurrida la etapa de promoción de la serie sobre la secta palmariana, Israel del Santo anda inmerso en El Corazón del Imperio. «Esta semana empiezo, por eso estoy aquí [en Torrearévalo], porque me encierro a escribir. Cuando la tenga me voy a Madrid y luego a Roma y Bulgaria a rodarla. La serie empieza en ‘Torre’», relata Del Santo. No es el único proyecto que el director soriano tiene entre manos, pero ninguna está tan avanzado como para dar a conocer detalles. Por ahora, 2020 estará dedicado a El Corazón del Imperio.
numancia. Admite que Numancia siempre está ahí, que hace tiempo que él mismo y el escritor José Luis Corral le dan vueltas al capítulo más popular de la historia soriana. Pero tiene que llegar ese momento crucial para que salga bien, para que la película o serie tenga la acogida que merece la gesta numantina. «Esto del cine va mucho por modas», puntualiza. Y alude, en este sentido, a los distintos documentales sobre la banda terrorista ETA que, por ejemplo, se pueden ver últimamente.
«No creo que haya tantos pasajes de la historia de España que sean tan asignatura pendiente como Numancia. Es una historia preciosa y supercinematográfica», destaca. Al mismo tiempo, Israel del Santo pone el acento en que en Conquistadores Adventum se centra en personajes como Vasco Núñez de Balboa, Francisco Pizarro o Alonso de Ojeda, nombres «importantísimos» a los que nadie les había hecho una película o una serie.
Del Santo admite que Numancia es un «sueño» por cumplir y recuerda que «lo más costoso» es el desarrollo previo de este tipo de proyectos y encontrar quién se interese por la producción. El director subraya que plataformas como Movistar+ permiten poner en marcha series como Conquistadores Adventum o El Palmar de Troya, algo que era «impensable» hace unos años. «En poco tiempo en España hacemos series que conviven internacionalmente con las americanas. Conquistadores se ha vendido a Sky en Inglaterra y en Estados Unidos. Antes era imposible. No quiere decir que fuéramos peores, porque Curro Jiménez era maravillosa, pero no se daban todos los requisitos para que pasara [...] Llevamos cuatro años, así que a Numancia no le queda tanto», reflexiona.
Para el director es esencial que cuando Numancia llegue a la pantalla debe ser un producto del que «todo soriano esté orgulloso», que «se vea reflejado en la historia». La historia de David contra Goliat, la de un pequeño pueblo que se encara a un imperio, es «tremendamente universal» y puede hallarse, tal y como menciona el director, en Faluya (Irak) o en Alesia en la Guerra de las Galias.
plató soriano. Rodó Templarios en Santa María de Huerta y en Berlanga de Duero y, siempre que puede, Israel del Santo elige localizaciones sorianas en su tierra. «Soria tiene mucho potencial, que hasta ahora no hemos explotado», resalta. Lo mismo que aplaude el nivel cultural de la capital, un «ejemplo» para otros lugares del país. «En Madrid ya no tienes que explicar dónde esta Soria cuando dices que eres de Soria, ya no es solo las nevadas», asegura.