Fray Julián Garcés nació en Ágreda

Ana Pilar Latorre
-

El investigador Raúl Utrilla aporta documentos para asegurar que el primer obispo en Nueva América no era de Borja ni de Munébrega

Fray Julián Garcés nació en Ágreda

El Centro de Estudios de Ágreda ha publicado en su última revista la primera parte de un interesante artículo sobre Fray Julián Garcés (1452-1542), en el que se desvela que no era aragonés de Borja ni de Munébrega, sino soriano de Ágreda. Desde el centro destacan la labor del investigador Raúl Utrilla, de Monteagudo de las Vicarías, profundizando en quien fuera primer obispo novohispano del continente americano e inspirador de una bula papal en defensa de los derechos de los indígenas americanos, «un personaje histórico de singular importancia». 
Fray Julián inició su formación humanista en la Universidad de Salamanca y tomó el hábito dominico en el convento de San Esteban de esa ciudad. Pasó después al convento de Zaragoza y obtuvo la cátedra de Filosofía Moral de la Universidad de Valencia. Destacó  como brillante orador, por lo que Carlos V le nombró predicador real, y fue confesor del presidente del Consejo de Indias de entonces, por lo que lo presentaron para ser obispo en América. Sobre el nombramiento, tras descubrirse la península del Yucatán en 1517 creyendo que era una isla aparte de México, se decidió crear allí un obispado denominado Carolense (por el emperador) y con sede en Tlaxcala, en honor a sus habitantes, y entonces el religioso soriano embarcó hacia América. Pronto pensó en fundar una ciudad poblada por españoles, Puebla de los Ángeles.
 Según una leyenda, Fray Julián soñó con el lugar en el que construir la ciudad, identificado con el valle de Cuetlaxcuapan, y lo mandó buscar para llevar a cabo su propósito y ubicar allí la sede del obispado. Murió allí y sus restos descansan en la catedral, consagrada por el beato Juan de Palafox. Un dato relevante es que el religioso envió una misiva al Papa Paulo III defendiendo los derechos de los indígenas, lo que llevó a promulgar la bula Sublimis Deus, considerada la Carta Magna en cuanto a los derechos del pueblo indio.
En la celebración del V Centenario del Descubrimiento, en 1992, se realizó un homenaje a Fray Julián en Borja, lugar del que se creía que era originario porque así lo decía un retrato que se encontró en el desaparecido convento de los dominicos de Zaragoza. Pero también se consideraba que era de Munébrega, basándose en que su padre, Ximén Garcés, tenía una calle dedicada. Su origen siempre fue cuestionado y la Real Academia de la Historia cita a las dos localidades como posibles lugares de nacimiento. Incluso Munébrega se hermanó con Tlaxcala.
estudio. La cuestión experimenta un cambio radical con las investigaciones de Raúl Utrilla, expuestas en el artículo Fray Julián Garcés de los Fayos González de Castejón, natural de Ágreda, primer obispo novohispano e inspirador de la Bula Sublimi Deus. Aporta documentación en la que se menciona por primera vez su nacimiento en Ágreda, como las pruebas para ingresar en la orden de Santiago de un familiar o las actas de los capítulos provinciales de la orden de Santo Domingo en Salamanca, que obligan a revisar las biografías. Otros autores ya habrían apuntado esta posibilidad, como Manuel Peña o Jorge Manuel Ayala. 
El trabajo de Raúl Utrilla sobre Fray Julián supone, según él, «arrojar luz sobre el verdadero origen de este ilustre dominico, Ágreda; ya que su lugar de nacimiento se lo disputaban dos localidades aragonesas, Munébrega y Borja, pues posiblemente al haber nacido en una localidad del obispado de Tarazona lo consideraran, de modo impropio, aragonés». De esta manera, los documentos «prueban el vínculo con la villa soriana».Un dato relevante es que sus padres, Ximén Garcés de los Fayos y María González de Castejón, «están enterrados en la capilla de la iglesia de San Miguel, que fundara el primero». 
Para Utrilla, «es el primer obispo que llega a Nueva España, teniendo que mediar entre Hernán Cortés y el gobernador Alonso de Estrada, con diferentes resultados según quién interprete dicha negociación». Es algo que expondrá en la segunda parte del artículo, la interpretación que comparto». «Tiene una alta formación humanística, fama de elegante latinista exagerada por algunos», ya que se educó las universidades de Salamanca y la Sorbona, «dos focos del saber de Europa». Lo interesante para Utrilla es «su defensa tenaz y valiente de la defensa de los indios, que influirá positivamente en el devenir de este colectivo».