Las ventajas de sumergirse en el bosque

EDS
-

La iniciativa terapéutica inspirada en técnicas japonesas que lideran seis municipios de la comarca podría ver la luz este año. En Muriel Viejo ya se realiza este tipo de paseos antiestrés

Las ventajas de sumergirse en el bosque

Alo largo de este año podría materializarse el proyecto Baños de Bosque sobre el uso terapéutico de los espacios forestales de la comarca de Pinares. Una iniciativa que han impulsado seis de sus municipios coordinados por el Ayuntamiento de Navaleno, que se encuentra a la espera de recibir la documentación del resto de corporaciones locales para otorgar el impulso definitivo al proyecto. «San Leonardo de Yagüe ya lo ha aceptado y acordado en Pleno y hemos requerido a los demás para que lo hagan cuanto antes, ya que todos hemos decidido llevarlo adelante», explica el alcalde de Navaleno, Raúl de Pablo. 
Muriel Viejo y Molinos de Duero, en Soria, y Canicosa de la Sierra y Palacios de la Sierra, en Burgos, son los otros impulsores de la iniciativa y también forman parte del territorio de Asopiva (Asociación de Pinares y El Valle). El grupo de acción local será el encargada de respaldar este proyecto no productivo, dentro de su convocatoria anual de ayudas. «El expediente de solicitud de ayuda se encuentra en trámites administrativos. Valoraremos el proyecto cuando nos hagan llegar la documentación completa», sostiene el gerente de Asopiva, José Luis Alonso. La entidad elaborará entonces un informe técnico, solicitará un informe de subvencionalidad a la Junta de Castilla y León, y si éste resulta positivo, se consignará el presupuesto y resolverá la concesión de la ayuda. 
El coordinador de Asopiva para asuntos de despoblación, Paulino Herrero, explica que cada Ayuntamiento ya propuso un sendero adecuado y que es momento de poner en marcha el proyecto. «Teniendo unos bosques como los nuestros es muy fácil desarrollar este tipo de actividades» que combaten, añade Herrero, la epidemia del siglo XXI que es el estrés, tal y como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS). «Se ha demostrado científicamente que transcurrir durante dos horas a un ritmo muy lento por un bosque maduro segrega unas sustancias químicas con propiedades sanadoras», asegura. 
La inversión de 30.000 euros que ya está licitada se destinará entre otros asuntos, a realizar cursos de formación y capacitación en Muriel Viejo. En esta localidad y desde hace tres años, Sabino Delgado acompaña a grupos reducidos de personas en sus paseos entre abedules, pinos y robles. Él es psicólogo y psicoterapeuta y ha escrito un libro sobre los beneficios de sumergirse en el bosque para la salud. «La práctica de ‘Shinrin-yoku’ no es solo pasear. Son ejercicios de respiración y relajación en un recorrido con los cinco sentidos», insiste, «para mayores de 12 años o menores acompañados por adultos, pero también para personas de 80 años». El especialista, que ha desarrollado la parte técnica de este «proyecto piloto» en Pinares destaca que «en Japón esta actividad, incluso, la financia la Seguridad Social». 
La intención, comenta, es aplicar estas prácticas «al maravilloso entorno de Pinares para empresas turísticas, centros de interpretación, hoteles o casas rurales, lo que podría suponer una buena oferta turística». Pero también es apta para aficionados. En sus chapuzones de bosque han participado vecinos de Muriel Viejo, familias, centros escolares o guías de montaña «porque es una actividad muy abierta, sencilla y sana», sostiene.
GUÍASACREDITADOS. El proyecto  de estos seis municipios pretende capacitar teórica y prácticamente a cualquier persona para llevar a cabo inmersiones en los montes de la zona,  pero no son cursos oficiales. Las personas que de forma profesional guían estos paseos terapéuticos en nuestro país se forman en el Instituto de Baños de Bosque. El centro ya ha certificado en ecoturismo a casi 60 personas entre España y Portugal y a unos 150 guías a nivel mundial, repartidos por Europa, India o Sudamérica. «Trabajamos en salud social para evitar el abandono del entorno rural dinamizándolo», explica su fundador, Alex Gesse. 
«En nuestros equipos hay psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, expertos en turismo,…a nivel internacional enlazando diferentes tendencias y adaptándolo a cada entorno local», añade. Su modelo formativo incluye una inmersión teórica y presencial durante seis días y varios meses de aprendizaje experiencial. Las técnicas y estudios japoneses han servido como inspiración para desarrollar unas metodologías propias «porque cada país y cada cultura tiene su forma de aproximarse a la naturaleza. Hay un trabajo antropológico y etnográfico para encajar todo», insiste. 
Un reciente análisis publicado en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública sobre los estudios realizados acerca de los beneficios del bosque en la salud señala que aún se desconocen los mecanismos que lo producen. «Eso abre las puertas a poder decir que todos los bosques son terapéutcos en diferentes niveles», algo que valora muy positivamente porque permite no excluir ninguna zona. Alex Gesse insiste en la importancia de facilitar el acceso a cualquier bosque cercano y que las personas que lo practican se sientan cómodas sin tener que hacer un esfuerzo físico, ya sea con guía o sin él.