scorecardresearch

¿Los Sanjuanes de la 'normalidad'?

Sonia Almoguera
-

El Consistorio de la capital es consciente de que se trata de un número alto de Cuadrillas vacantes y apela a la «responsabilidad» sanjuanera para que ninguna se quede sin fiestas este año

Imagen de archivo

No será un Sorteo meramente simbólico. Este sábado 1 de abril, en la primera ceremonia sanjuanera de la temporada, será necesario recurrir de nuevo al artículo siete de la ordenanza municipal que regula la celebración de las fiestas de San Juan: la Terna. Los Jurados salientes (los de 2019) deberán proponer los nombres de tres personas que, a su juicio, puedan desempeñar eficientemente el cargo de Jurado de fiestas en los festejos de 2022. La suerte será la encargada de designar, finalmente, a uno de ellos, aunque, no obstante, éste podrá rehusar la designación. 

La normalidad parece, en ese sentido, instalarse plenamente en la vuelta a los sanjuanes tras dos años de paréntesis por la pandemia, ya que, especialmente en la última década, se había convertido en algo relativamente habitual que algunas Cuadrillas afrontaran el inicio del calendario sanjuanero sin Jurados voluntarios. 

El problema es que, en esta ocasión, son cinco las Alcaldías de Barrio vacantes (al cierre de esta edición: Santa Catalina, El Rosel y San Blas, San Juan, San Esteban y Santo Tomé, San Clemente y San Martín), un elevado número que preocupa especialmente al Ayuntamiento de Soria. La renuncia hace un par de semanas de un buen número de las parejas que se apuntaron en 2020 (aquel año todas las Cuadrillas estaban cubiertas con voluntarios) y  que mantuvieron su compromiso en 202, ha supuesto un varapalo de última hora al intento de volver a una 'nueva normalidad' en los festejos. Pero en un contexto en el que las autoridades sanitarias han eliminado todas las restricciones (salvo, de momento, el uso de mascarilla en espacios interiores), incluso las cuarentenas y el aislamiento de positivos con sintomatología leve y en el que también Pamplona volverá a celebrar San Fermín, el alcalde de Soria y presidente de la Comisión de Festejos en el Consistorio soriano, Carlos Martínez Mínguez, se pregunta si el problema para asumir el cargo de Jurado en 2022 ya no es «sólo cuestión de covid», sino de una tendencia que también se había observado con preocupación en el pasado: la falta de compromiso de los sorianos para asumir las responsabilidad de Alcalde de Barrio. 

En el debate desde hace años (tantos como en los que se llegaba al Sorteo e incluso al Catapán, fecha última para asumir el cargo, sin Jurados) planea la cuestión de qué ocurría en caso de que, en un horizonte no deseado ni por sanjuaneros de pro ni por puristas, una Cuadrilla quedase vacante. Sobre el papel esta situación totalmente inédita en la historia de los sanjuanes significaría una Alcaldía de Barrio sin fiestas, sin toro en los festejos camperos del Desencajonamiento, El Lavalenguas y La Compra; sin toro en la plaza, ni Agés ni Caldera y, por supuesto, sin reparto de tajada. «Ojalá no sea así», insistía hace unos días el alcalde de la capital, al tiempo que apelaba a intentar no tener «disgustos» de este tipo animando a los sanjuaneros a asumir la autogestión de las fiestas tal como marca la tradición. 

Pero es evidente que los sanjuanes han ido evolucionando a lo largo de su historia y, conservando su esencia, cambiando en función de la propia sociedad. La figura del Jurado ganó en protagonismo frente a la del mayordomo, que acabó desapareciendo; en 1914 el número de Cuadrillas pasó en el año 1914 de 16 a las 12 actuales, surgió la fiesta del Desencajonamiento... Como el propio Carlos Martínez Mínguez ha destacado en más de una ocasión: «Las fiestas de San Juan serán lo que los sorianos quieran que sean».

Sin embargo, un escenario sanjuanero con un número menor a 12 de Cuadrillas sería ahora tan anómalo como estos dos últimos años sin fiestas, la tercera vez que ocurre en la historia soriana tras el período de ocupación francesa de Soria durante la Guerra de la Independencia entre 1808 y 1812 y los años 1937 y 1938, a causa de la Guerra Civil.

La esperanza de hecho, se mantiene. La semana pasada José Andrés Bacho Sotillos y María Luisa Romero Pérez daban un paso al frente y se presentaban voluntarios para ser los Jurados de San Miguel, y desde Festejos se sigue trabajando para animar a posibles interesados. El Consistorio soriano ya ha anunciado que apoyará a las Cuadrillas en caso de que vean reducido el número de vecinos que entren en fiestas y abonará la diferencia tomando como referencia las cifras prepandémicas de 2019. Además, apoyará a las Cuadrillas «en todo lo que necesiten» y en las medidas higiénico-sanitarias que éstas adopten por consenso en caso necesario.

Desde el departamento municipal de Festejos se está a la espera de lo que pueda ocurrir este sábado a las 20.00 horas en el Centro Cultural Palacio de la Audiencia en el Sorteo con la confianza puesta en que aún hay margen suficiente hasta El Catapán, el 1 de mayo, para que algunas Cuadrillas puedan encontrar voluntarios, aunque con los pies en la tierra, asumiendo que cinco Alcaldías de Barrio es un número muy alto y que el calendario sanjuanero inicia su cuenta atrás este sábado. 

toros, a la espera. Pero la falta de Jurados no es el único preparativo que aún resta para comenzar a poner en marcha la maquinaria sanjuanera. El Ayuntamiento de Soria aún tiene pendiente la convocatoria del Consejo Asesor Taurino en el están representadas todas las peñas y agrupaciones taurinas de la capital soriana y ,de hecho, para algunas de ellas los tiempos van ya un poco «al límite». Desde el Consistorio ya se han llevado a cabo contactos con diferentes empresas taurinas a las que, al igual que el año pasado, se les pedirá que presenten sus ofertas para los festejos que, por primera vez, separará en la tramitación administrativa la Feria Taurina de San Juan y San Saturio del suministro de astados para los festejos taurinos celebrados en el monte Valonsadero (Lavalenguas, Compra y Jueves La Saca). «Es lo mejor y, de hecho, lo habíamos pedido siempre», destaca Adolfo Sainz, miembro de la Asociación Cultural Taurina Celtiberia. Con la medida, destaca, se espera que opten a organizar la Feria de San Juan grandes empresarios taurinos a los que, hasta la fecha, 'echaba' para atrás ocuparse también los festejos taurinos populares «que ellos no suelen organizar». Eso podría redundar, estima, en mejores figuras y ganaderías para disfrute de la afición soriana. El hecho de que la semana en la que tendrá lugar este año las fiestas de San Juan, entre el 29 de junio, Miércoles El Pregón y el 4 de julio, Lunes de Bailas, no coincide con otras grandes citas taurinas en el resto de España podría favorecer la participación de grandes figuras del toreo y 'salvar' el retraso en la contratación de los festejos. «Otros años por estas fechas ya estábamos con el pliego», añade Sainz.  

El Consistorio, por otra parte, se encargará de forma separada la compra de, en principio, 12 novillos más otros dos de reserva para   los festejos de Valonsadero. Ya ha habido tanteos con ganaderías, pero aún no hay nada concreto.