scorecardresearch

El análisis del agua como paso previo al consumo humano

S.Recio
-

El Servicio Territorial de Sanidad de la Junta de Castilla y León en Soria se encarga de estudiar muestras de las captaciones de toda la provincia. En el año 2021 se realizaron 1241 estudios

El análisis del agua como paso previo al consumo humano

En el laboratorio del Servicio Territorial de Sanidad de la Junta se analiza la calidad del agua de la provincia de Soria. "El trabajo que se hace aquí es por parte de los farmacéuticos que miran el agua de consumo humano y zonas de baño", cuenta Elena del Vado, jefa del Servicio Territorial. En el Día Internacional del Agua se pone de manifiesto el trabajo que realizan cinco personas con el que se busca garantizar que el líquido elemento sea apto para el consumo humano en las captaciones de toda la provincia. "Hay un sistema de registro donde se vuelcan todos los datos y si hay una muestra mala se repite y se ve lo que falla para informar posteriormente", comenta.

En 2021 se realizaron 1241 actuaciones, un trabajo de campo cuyas muestras recogen los propios inspectores para garantizar la procedencia del agua. "El aspecto ya te da una idea de cómo puede estar", asegura Juan Carlos Belio, inspector de Sanidad Ambiental. "Trabajamos con unos subprogramas, son captaciones controladas y reguladas", narra. Una vez se toma el agua se clasifica con un número para que en laboratorio trabajen sin saber su procedencia.

Una vez en esas instalaciones se comienza con un estudio microbiológico. "Aquí en Soria analizamos las microcistinas", explica María Ángeles García Calonge, jeda de laboratorio. "Son una toxinas que producen una algas microscópicas y que proliferan más en verano", asegura. Un 20% de esos análisis son para químicos contaminantes de tipo geológico como sodio o cloro, lo más habitual, aunque también se estudian en menor medida por radioactividad y trihalometanos.

Al estudio para el consumo humano se añade también el que realizan en zonas de baño como el Embalse de la Cuerda del Pozo. Se suelen captar ocho tomas distintas para garantizar la seguridad de esas aguas.