Sorianos en el fenómeno Esports

Bárbara Gimeno
-

Millones de seguidores, millones de visualizaciones y beneficios económicos que no paran de crecer. Nos acercamos al ecosistema de los esports y el stream, la ventana al 'nuevo mundo del entretenimiento' que cuenta con representación soriana

Sorianos en el fenómeno Esports - Foto: Bartosz Plotka

El avance de la tecnología ha traído consigo el surgimiento de nuevas formas de entretenimiento y una de las grandes beneficiadas, aunque siempre ha sido popular, es la industria de los videojuegos. Según la consultora Newzoo, en 2020 sus beneficios superaron los 150 mil millones de euros y, dentro su éxito, destaca una pieza clave: los esports o deportes electrónicos. 

Seguro que hemos oído hablar de ellos en alguna ocasión, y más ahora que la figura de Ibai Llanos y otros streamers relacionados inundan las redes sociales pero, ¿sabemos lo que son los esports?, ¿son esports todos los videojuegos? La respuesta es totalmente negativa; A pesar de los miles de títulos que encontramos en el mercado, estos tienen que cumplir una serie de requisitos para ser considerados esports. El primero de ellos es que el juego tiene que permitir el enfrentamiento directo entre dos o más participantes, produciéndose este enfrentamiento en igualdad de condiciones, es decir, no permitiendo a los jugadores pagar para obtener más experiencia, estando la victoria únicamente determinada en base a sus habilidades. Además de esto, en torno al juego debe de existir un entramado competitivo con ligas oficiales reguladas e integradas por equipos profesionales y, por supuesto, tiene que gozar de popularidad y tener una fuerte comunidad de aficionados que jueguen al juego o lo sigan habitualmente. 

Los esports viven actualmente una época dorada, llegando incluso a llenar estadios y no solo en Corea del Sur, Japón o China, donde son prácticamente una religión, sino también en Europa e incluso en nuestro país, España. No hay más que echar la vista atrás hasta 2019, cuando el madrileño Palacio Vistalegre colgó el cartel de lleno total durante los cuartos y la semifinal del Mundial de League of Legends, el que es hoy en día el esport más seguido y popular prácticamente en todo el mundo. 

LEAGUE OF LEGENDS. Hace no mucho que League of Legends ( mejor conocido como lol) celebraba su décimo aniversario, y podemos decir que ha envejecido mejor que bien. Riot Games, su desarrolladora, mantiene al juego en constante actualización, por no hablar del enorme apoyo que ofrece a las distintas ligas profesionales que se juegan en torno a él a lo largo de todo el mundo. El juego forma parte del género MOBA (Multiplayer Online Battle Arena), un juego de estrategia multijugador en tiempo real en el que tenemos que defender nuestro nexo o base ante el alcance enemigo y, a la vez, intentar destruir el contrario. El título se juega en equipos de cinco, eligiendo un campeón de los más de 200 disponibles, cada uno con unas habilidades y posiciones recomendadas en el juego. 

El éxito de League of Legends radica en el enorme potencial competitivo que posee. En nuestro país, la Liga de Videojuegos Profesional (LVP) es la encargada de desarrollar la Superliga, la competición oficial del juego en la que se enfrentan equipos como Movistar Riders o Vodafone Giants y, que hasta hace nada, estaba patrocinada por Orange. A nivel Europeo, destaca la LEC, protagonizada entre otros muchos por G2Esports, equipo creado por el español Carlos Rodríguez ‘Ocelote’ y que compitió incluso por la final del mundial en 2019, aunque no llegó a ganarla. 

Por todas estas competiciones pasan un montón de jugadores que van alcanzando fama y popularidad, convirtiéndose en objetivo de fichaje por los distintos clubes como si de cualquier deporte tradicional se tratara. Entre ellos, tenemos la suerte de contar con Fernando ‘Rydle’ Soria, un joven soriano ex jugador profesional de League of Legends que puede presumir de haber jugado en el máximo nivel competitivo nacional y europeo y de haber podido enseñar a otros en la academia de videojuegos que el equipo Baskonia tenía en Vitoria. Aunque ahora se ha alejado del mundo competitivo, considera que los esports han sido y serán siempre una parte muy importante de su vida. 

A sus  29 años, considera que la industria ha cambiado mucho desde que dejó de competir allá por 2016, cuando todavía no contaba con los números que tiene ahora. Está convencido de que este cambio se debe al avance tecnológico, que nos pone en contacto con estas nuevas formas de entretenimiento. Para Fernando, los esports guardan un montón de similitudes con los deportes tradicionales: «A excepción de la actividad física, que es lo que lleva a mucha gente a pensar que no es un deporte, es todo bastante igual; el tema organizativo, los equipos, la competición…». 

El soriano considera que la ausencia de actividad física puede llevar a muchos padres a preocuparse por esta afición de sus hijos, aunque hoy en día los jugadores profesionales también realizan entrenamientos donde no solo ejercitan la mente, sino también el cuerpo. Rydle destaca que, aunque el factor físico no sea protagonista, los videojuegos «te ayudan muchísimo a desarrollar el factor mental, los reflejos, la lógica...tiendo a compararlo bastante con el ajedrez». Fernando tuvo la suerte de contar con el apoyo de sus padres prácticamente desde el primer momento, pero comprende que hay ocasiones en las que esto no es así: «Normalmente el miedo viene del desconocimiento, pero hoy en día hay una cantidad de información enorme, así que creo que es mucho más fácil para cualquier padre entender a lo que dedican sus hijos el tiempo libre».  

Aunque League of Legends el rey de los esports, otros como Fortnite, Clash Royale, CS:GO, Dota2, Call of Duty o incluso FIFA lo siguen muy de cerca. La industria no para de crecer y cada vez son más los títulos que se suman al carro del competitivo, por lo que tampoco es de extrañar que, en torno a ellos, estén surgiendo numerosas oportunidades de trabajo que, aunque no son de nueva creación, sí requieren de una cierta especialización. 

EL auge DEL STREAM. Los esports se han convertido en un fenómeno de masas, llenando estadios de aficionados que quieren ver las competiciones en vivo y batiendo todos los récords de audiencias en las plataformas de retransmisión. Analistas, casters, técnicos de realización, desarrolladores de software, directores de arte, periodistas...y streamers. El mundo de los videojuegos y los esports mueve cada vez más puestos de trabajo y perfiles distintos, y el de los creadores de contenido es uno de los mejores ejemplos. Además de los propios jugadores profesionales, en torno a la industria del gaming han surgido figuras como la de Ibai Llanos, que comenzó siendo caster de League of Legends para LVP y que ahora inunda internet con sus vídeos, sus directos y sus mensajes. El vasco se ha convertido en todo un icono del entretenimiento entre los jóvenes y sus streams (retransmisiones en directo) han llegado a alcanzar los 550.000 espectadores simultáneos. 

A pesar de ser el mejor ejemplo, no es el único; con solo 23 años, TheGrefg consiguió ser el streamer más visto de Twitch a nivel mundial con 2.4 millones de espectadores en una sola retansmisión; El Rubius, otro de los creadores de contenido más querido y conocido en nuestro país, acumula casi 40 millones de seguidores en Youtube; Ninja, un streamer americano de Fortnite, se embolsó cerca de 10 millones de dólares en 2018...todas estras cifras evidencian que estamos ante una industria que, desde luego, no parece ir a echar el freno sino todo lo contrario; la tendencia es a la alza. Cada vez encontramos más talentos, cada vez hay más empresas que se lanzan al mundo de los patrocinios en el sector y cada vez son más las personalidades que deciden invertir en el mundo del gaming creando sus equipos, como Michael Jordan, David Beckham, Jennifer López o Will Smith. 

 

El fenómeno de los casters, los comentaristas de los esports

Lo de que hay  talento en casa no es ningún misterio, y Javier Cepero, más conocido en el ecosistema como Toad Amarillo, es el mejor ejemplo de ello. Profesor y caster, el soriano trabaja, entre otros, para LVP o GGTech, organizadores de las competiciones nacionales más importantes. El joven siempre se interesó por los esports a nivel personal, y se convirtieron en su trabajo por saber estar en el momento y en el lugar adecuados. 

Destaca que la existencia de los casters es algo natural, igual que pasa en el fútbol u otros deportes, y que su labor es muy importante. Dejando a un lado el claro protagonismo de los jugadores, que al final son quienes cargan con el peso de la acción, «dentro de las competiciones siempre tienes esos momentos de menor interés en los que tienes que intentar mejorar lo que el espectador está viendo. Tienes que hacerlo entretenido cuando no pasa nada pero luego, cuando llegan los momentos épicos, tienes que conseguir que sean todavía más memorables».

Toad cree que la clave del éxito de League of Legends en España radica en el interés que su desarrolladora, Riot Games, ha puesto para que sea conocido, apoyando y favoreciendo el desarrollo de la escena competitiva. Además, destaca que, a nivel de números «siguen rompiendo récords» por lo que cree que todavía le quedan años al pie del cañón. «Tenemos ligas europeas, nacionales profesionales pero también amateur, competiciones universitarias...creo que el siguiente paso que hay que dar pasa al ámbito local. En ciudades como Málaga, donde sí que han hecho alguna cosilla, o en Madrid, donde al final hay más gente, gaming centres, etc, ya están haciendo torneos y competiciones. En Soria ya ha habido algunas iniciativas, y creo que irán apareciendo más».  

El caster ha tenido la oportunidad de trabajar junto a figuras tan conocidas como Ibai Llanos o Ernesto ‘BarbeQ’ que, a su juicio, están ayudando a que muchos padres vean que los esports sirven para algo, aunque solo sea como un hobby. «Es una barrera que vamos superando».