Carlos Lafuente

Trabajador de la Función Pública


In hoc lacrimarum valle

19/09/2020

A veces pienso que este mundo no es lógico, que las fuerzas que mueven nuestros designios son caóticas y caprichosas. O tal vez seamos nosotros que nos hemos atracado de modernidad, de mundos globales, de inmediatez y nos hemos olvidado de las esencias, de los principios, de las ideas y de la lógica.Viene esto a cuento por las contradicciones cotidianas que se han acentuado con los protocolos de la ‘nueva normalidad’. No encuentro la lógica a que podamos estar sin mascarilla en la playa, pero hay que ponérsela para ir al chiringuito y allí volvérsela a quitar. No entiendo por qué el virus es más activo a partir de la 1 de la madrugada y sobre todo en los bares y lugares de ocio nocturno. ¿Es un crápula este Covid? Todas estas medidas (que en otros países no se aplican con éxito) se han acompañado de sanciones para el que las incumpla. Tal vez sería mejor el camino de la concienciación ciudadana. Más zanahoria y menos palo. Aunque no solo encontramos estas contradicciones en las medidas antipandemia. Se me ocurre que nos rasgamos las vestiduras porque ponen locales de juego cerca de colegios que potencian ese peligroso vicio y pueden llamar a nuestros menores, pero no tenemos ningún inconveniente en que se financien viajes vendiendo lotería de navidad. Perseguimos la venta y consumo de alcohol de menores pero nos llevamos a nuestros hijos a los bares para que jueguen con el móvil mientras nos tomamos unas cañitas convirtiéndolos en niños y niñas tabernícolas.
Nos parece fatal que políticos amparados por sus partidos roben como bellacos de las arcas públicas, pero volvemos a votarlos como si nada hubiera pasado. Y así necesitaría la página completa para decir todas las contradicciones que detecto en nuestra sociedad.  Tal vez deberíamos ir más despacio por este universo en el que estamos inmersos. ¿Qué tal un poco de filosofía, una vuelta a las ideas y a los valores? ¿Y si desterramos el «todo vale»? Feliz fin de semana.



Las más vistas

Opinión

Envidia de vida

Les encanta ir a por el pan y que la panadería huela a pan. Les gusta el súper que vende un poco de todo (un Corte Inglés rural). Este año han ido a por setas, hongos y níscalos, y mandan fotos a sus compañeros urbanitas

Opinión

Colapso

Parece imposible la confluencia entre unos intereses económicos y sanitarios que discurren en paralelo y se anulan mutuamente

Opinión

Tabúes

Odio los eufemismos del tipo «el día que me vaya», «que la tierra le sea leve» o la famosa «larga enfermedad» para referirse al cáncer