Las cuidadoras de dependientes que cotizan se triplican

Nuria Zaragoza
-

En abril entró en vigor el decreto que libera del pago de la cotización a la Seguridad Social a los cuidadores no profesionales de personas dependientes, en su mayoría familiares

Las cuidadoras de dependientes que cotizan se triplican - Foto: [Eugenio Gutiérrez MartÁ­nez; Eugenio Gutiérrez

Están al lado de alguien que necesita cuidados especiales (persona con una dependencia reconocida), y hacen su vida mucho más fácil. Cuidan su entorno, le ayudan en lo que necesita, apoyan su higiene personal, realizan tareas del hogar, administran su medicación, acompañan sus traslados... y, sobre todo, le aportan cuidado, seguridad, tranquilidad y compañía. Suelen ser familiares directos de la persona dependiente que se entregan en cuerpo y alma a su cuidado, a costa de sacrificar su vida profesional, incluso personal. 
Son los denominados cuidadores no profesionales de personas dependientes y, desde el pasado 1 de abril, sus condiciones laborales y legales han cambiado considerablemente, lo que ha hecho que se multipliquen las cotizaciones en todo España, y también en la provincia. 
Porque desde el mes de abril los cuidadores no profesionales de beneficiarios de la Ley de Dependencia pueden suscribir un convenio especial con la Seguridad Social que les libera del pago de las cuotas de cotización. Es el efecto de una de las últimas medidas en materia social aprobadas por el Ejecutivo en la legislatura pasada, en concreto, el Real Decreto-Ley 8/2019 de medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo. 
En apenas mes y medio de vigencia de esta medida el efecto es evidente. En España, los cuidadores no profesionales de personas dependientes que cotizan se han duplicado. En Soria, casi se han triplicado. En concreto, a finales de marzo apenas nueve personas estaban dadas de alta en la provincia como cuidadoras no profesionales. La pasada semana eran ya 24, según los datos facilitados por la Subdelegación del Gobierno de Soria tras tramitar consulta a la oficina de la Seguridad Social provincial. 
Según los datos oficiales, solo en el mes de abril se dieron de alta más personas de las que había acumuladas hasta entonces (diez altas frente a los nueve cotizantes que había en este apéndice). Y la tendencia ha seguido en mayo. Con datos de 27 de mayo, eran ocho las nuevas altas en Soria, de modo que el acumulado provincial es de 24 cuidadores no profesionales cotizando en Soria.
Las organizaciones y colectivos del sector felicitan la medida pero exigen a las administraciones una «mayor información al respecto de este derecho» ya que, reconocen, «es aún un gran desconocido». 
En España, en un 85% de los casos es una mujer quien asume el rol de persona cuidadora. Por ello, desde algunos colectivos feministas celebran el decreto ya que, reconocen, es necesario «potenciar los servicios para no penalizar a las mujeres». 
de 315 a 24 cotizantes. La medida supone retroceder a la situación de 2012 y revertir así una medida que afectó duramente a los familiares de personas dependientes, que son quienes asumen en la mayoría de los casos sus cuidados.
Cabe recordar que en noviembre de 2012 [a través del Real Decreto 20/2012] el Ejecutivo, justificado en la crisis, eliminó la gratuidad de la cuota y, desde entonces, es el cuidador el que ha tenido que hacerse cargo en exclusividad de sus cotizaciones si quería seguir manteniendo su relación con la Seguridad Social. Tras ese tijeretazo, los más de 170.000 cuidadores no profesionales dados de alta que había en noviembre de 2012 en España se desplomaran hasta los 25.350 en solo un mes. 
En Soria la caída siguió la misma tónica, y se pasó de 315 altas a 44 en apenas 30 días. Desde entonces, la caída ha sido constante. Un año más tarde (en 2013) ya apenas había 36 personas dadas de alta como cuidadores no profesionales en Soria. 
El pasado año comenzó con once personas y terminó con nueve, lo que deja en evidencia el efecto que esta decisión tuvo en cuanto a pérdida de cotizantes a la Seguridad Social. Supuso, por tanto, empleo destruido pero, también, empeorar considerablemente la situación laboral y legal de los familiares que venían asumiendo el cuidado de sus parientes dependientes, que pasaron a no tener ningún reconocimiento por su labor. Al dejar de cotizar, dejaron de acumular cotización a su vida laboral y de generar prestaciones como la jubilación o la incapacidad permanente. 
El porqué la gente optó por darse de baja es casi una evidencia. Al no ser gratuito, las familias debían asumir la cuota, y en muchas ocasiones no contaban con ingresos suficientes para ello. A mayores, también algunas prestaciones de dependencia se recortaron, de modo que la aportación económica que recibía el dependiente ya no alcanzaba para sufragar la cuota de su cuidador.
el cambio. La nueva medida no tiene carácter retroactivo pero sí pueden acceder al convenio aquellos cuidadores que estaban en alta en el momento de entrada en vigor de la misma. «Desde el mes de abril, las cotizaciones sociales de estos convenios, incluidos los que ya estaban en vigor, corren a cargo de la Administración General del Estado y no generan coste alguno al cuidador no profesional», especifican fuentes oficiales. Así las cosas, se espera que progresivamente se vayan recuperando los datos pasados.  
¿Quién puede? Se considera cuidador no profesional a aquellas personas que cuidan a una persona dependiente a la que están unidos por nexo conyugal o de parentesco por consanguinidad, afinidad o adopción. Eso sí, deben acreditar que la persona a la que cuidan es beneficiaria de alguna ayuda económica regulada por la Ley de Dependencia. 
En Soria, 4.130 personas tenían derecho a prestación a 30 de abril.De estas, 1.058 era prestación económica por cuidados familiares.