CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


O Sánchez o bipartidismo

Ya hay fecha para la sesión de investidura y Pedro Sánchez la ha marcado de manera que pueda disponer de más tiempo para conseguir los apoyos necesarios para salir triunfante de la votación.

Dos semanas más tarde de lo que había previsto en un principio, pero tendrían que cambiar mucho las cosas para que pierda el “presidente en funciones”. Pablo Iglesias no acepta ninguna otra propuesta que no sea entrar en el gobierno, y Rivera está tan decidido a poner chinitas en el camino de Sánchez que ha anunciado que ni siquiera piensa reunirse con él en caso de ser llamado. Porque eso es lo que quiere Sánchez, una nueva ronda de conversaciones con Iglesias, Casado y Rivera para ver si les convence de que por el bien de España deben contribuir a que haya cuanto antes un gobierno estable.

Rivera no quiere ni oir hablar de abstención aunque se le ha roto el partido porque algunos de sus dirigentes defienden esa opción, y Casado cree que no puede ser el líder indiscutible de la oposición –Rivera quiere ese puesto para él mismo- si, al final, da instrucciones a sus diputados de abstenerse para que Sánchez sea investido presidente y empiece a andar el gobierno, que falta hace.

Es complicado que Sánchez salga elegido presidente este mes, como está seguro de que va a ocurrir. Rechaza que Iglesias entre en el gobierno, pero si cometiera el disparate de hacerlo, perdería varios de los apoyos con los que ahora cuenta. Empezando por el PNV. Aunque en política, ya se sabe, nada es seguro nunca, y jamás significa de momento.

Es difícil ver a Sánchez como perdedor, su carrera ha sido asombrosa: en poco más de un año pasó de expulsado de la secretaría general del PSOE a recuperar el cargo y convertirse en presidente de gobierno. Así que más vale no hacer cábalas sobre qué le depara el futuro.

Si le fallan los cálculos, convocará elecciones en noviembre. Y entonces sí que daría un vuelco el escenario español. No hay un solo sondeo que no apunte a un bajón considerable de Ciudadanos y de Podemos, cuyos dirigentes no han sabido captar lo que deseaban sus votantes en estas semanas de negociaciones. Esa bajada significaría que el bipartidismo renace de sus cenizas, lo que no está nada mal porque los que ya tienen una edad hace tiempo que echan de menos los tiempos de PSOE y PP alternando en Moncloa y de la mano en los grandes temas de Estado aunque se machacaran mutuamente como gobierno y oposición. Saben esos españoles de cierta edad, como saben los jóvenes que han tenido interés en conocer la historia reciente, que el bipartidismo dio alas a la mejor España, con los mejores dirigentes y las mejores políticas.

Así que, visto lo visto estos días, todo apunta a Sánchez de presidente… o bipartidismo, con Ciudadanos y Podemos muy perjudicados.


Las más vistas

Opinión

Negro, varón y joven

Aunque los inmigrantes hace más de veinte años que conviven con la población soriana, el racismo y la desconfianza hacia los que no son autóctonos están a la orden del día

Opinión

Cuando de hacer comunidad se trata

Soria ¡YA! hace más por la unidad de la región que veinte campas de Villalar. Una virtud de la plataforma soriana es su capacidad para tejer alianzas con diferentes territorios