scorecardresearch
Fernando Aller

DESDE EL ALA OESTE

Fernando Aller

Periodista


PP, díscolos o estrategas

23/07/2021

El giro leonesista de la nueva dirección provincial del PP sigue acaparando la atención de propios y extraños cinco días después del Congreso. Javier Santiago Vélez, 34 años, senador apadrinado por Pablo Casado, alcalde de Almanza, un pueblo que pocos situarían en el mapa sin ayuda de Google, ha llegado pisando fuerte, tanto que en la Junta a muchos seguramente aún le están doliendo los callos del pie. En otros niveles del Partido Popular de Castilla y León aún sigue sin ser despejada la gran incógnita. ¿La nueva posición del PP leonés era conocida previamente por Mañueco y Egea, los cargos autonómico y provincial que, con su presencia, avalaron la nueva Ejecutiva? El silencio en este aspecto fue la respuesta más elocuente. Egea habló de su libro, del desastre Sánchez y la España despeñada, y Mañueco se fijó en el compromiso del nuevo presidente provincial del PP. Vélez prometió la recuperación de la Diputación y de los ayuntamientos más emblemáticos. Mañueco replicó: «Te lo vamos a exigir».
Y es que la nueva orientación del PP leonés supone una auténtica enmienda a la totalidad de la gestión del partido y sobre todo a la praxis de su posicionamiento histórico. Los enunciados aprobados son elocuentes: León y Castilla son dos regiones diferentes, cambio de tendencia en la descentralización de la autonomía, corregir el rumbo de una comunidad que va a dos velocidades, cumplimiento del Estatuto en cuanto a descentralización y eficacia. Alguien apunta a que el PP intenta robarle el discurso a la Unión del Pueblo Leonés. Hay una diferencia sustancial: Vélez habla de ‘leonesismo útil’ y de singularidad leonesa dentro de la comunidad, no de segregación territorial. No parece sentirse corresponsable de las políticas de Lucas, Herrera y Mañueco. Tal vez sea lógico, pues al fin y al cabo cuando el PP asumió el gobierno de Castilla y León en su particular égida política que aún continúa, el joven Vélez ni siquiera había nacido. El tiempo dirá si detrás de la nueva estructura de poder se encuentra un PP rupturista con su pasado o si todo es palabrería para incautos. Pura estrategia o ‘sorpaso’ de díscolos. Es la pregunta del PP es Castilla y León.