scorecardresearch
Loli Escribano

SIN RED

Loli Escribano

Periodista


Capricho de los dioses

05/08/2022

El torrezno es a Soria como la Tour Eiffel a París o la Gran Muralla a China o la Estatua de la Libertad a Nueva York o la Alhambra a Granada. Vamos, un monumento, pero en vez de hierro o piedra, de piel, magro y tocino. De hecho, he podido comprobar en los últimos seis meses que a los sorianos nos identifican con el torrezno. Cuando estás fuera de la fronteras provinciales y se enteran de que eres de Soria, saltan como un resorte: ¡qué buenos los torreznos! Da la sensación de que los aprecian más que a los Arcos de San Juan de Duero, al propio Duero, al Cañón del Río Lobos, a la Laguna Negra, a la catedral de El Burgo de Osma, a la iglesia de Santo Domingo, al arco romano de Medinaceli, a la ermita de San Baudelio, a los poemas de Antonio Machado, a las leyendas de Bécquer, al paso del fuego de San Pedro Manrique, a Abel Antón o a Fermín Cacho. Cuando me hacen el comentario del torrezno, yo suelo echar mano del recurrente "Soria ni te la imaginas" para confirmar que los torreznos son caprichos de los dioses, desbancado así el honor del chocolate. Lo corroboran las ventas. El torrezno ha vuelto a batir un nuevo récord superando el millón de kilos vendidos en el primer semestre de este año. La Marca de Garantía ha producido durante la primera mitad de 2022 un 40% más de kilos que en 2021. El torrezno está de moda. La labor de la Asociación de Fabricantes de Torrezno de Soria que gestiona la Marca de Garantía, con su presidente al frente, Samuel Moreno, ha sido crucial. Las campañas de promoción desde que se colocó la primera etiqueta hace ahora nueve años han sido certeras. Está presente en las mejores ferias y salones gastronómicos, muchas veces de la mano de la Diputación de Soria, y en programas de televisión de importantes audiencias como Masterchef. Continúa apoyando al deporte soriano con varias iniciativas: está presente en las ruedas de prensa del Club Deportivo Numancia con la 'Torrez de Soria' y colabora con el C.D.V. Río Duero porque los líberos del equipo soriano visten la camiseta con la imagen de este producto. Puede parecer extraño el binomio torrezno/deporte, pero es perfectamente compatible. No es cierto que sea un producto poco saludable. No voy a dar una lección de nutrición, porque no soy experta, pero hace ya algún tiempo que se le conoce como la barrita energética.

El dato del incremento de las ventas de torreznos coincide en el tiempo con la celebración de cinco centenarios sorianos. En 2022 ya van 17 personas que han soplado las cien velas. Me pregunto si la longevidad soriana está ligada al consumo de torreznos. Es obvio que la dieta y el ejercicio son determinantes para la salud como nos repetía el doctor Jesús Calvo Melendro: poca cama, poco plato y mucha suela de zapato. Algo de razón debía llevar pues vivió hasta los 95 siendo presidente de Honor de la Sociedad Española de Geriatría.