TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


La Cámara de los aplausos culiparlantes

30/07/2020

Contaba el gran Luis Carandell que, en las Cortes de Cádiz, el ingenio popular llamaba culiparlantes a los diputados que nunca tenían intervención destacada alguna, limitando su actividad a levantarse y sentarse para votar lo que les indicaban los rectores de su grupo parlamentario.

Ahora, con el voto telemático, la culiparlancia consiste en aplaudir al líder propio durante más minutos que la oposición a su jefe. Y el Congreso de los Diputados ha venido convirtiéndose en un perpetuo aplausómetro: llega Pedro Sánchez y, antes de iniciar su faena, atronadora salva del grupo socialista, se supone que en recompensa a su actuación para captar los fondos europeos, que es de lo que se iba a tratar en la sesión de este miércoles. El líder de la oposición, en cambio, atajó el atisbo aplaudidor de los 'populares', sobre todo porque necesitaba criticar la gratuita, opinó, ovación al presidente del Gobierno.

En eso andamos: en quién aplaude más al propio y abuchea más al ajeno. Mala receta para ese pacto que luego todos dicen querer lograr y nunca acaban de concretarlo del todo. Causa, la verdad, algo de bochorno esta (in)actividad de Sus Señorías: acuden, por cierto contraviniendo , en el caso socialista, las normas de distanciamiento por el coronavirus, solamente para aplaudir. Ninguna aportación más, si exceptuamos la habitualmente lamentable de la portavoz Adriana Lastra, que muy poco suele cooperar, con su verbo pugnaz y simplista, al acuerdo.

En este sentido, debe admitirse que Casado, que bien que se dejaba vitorear en sesiones anteriores, hizo lo correcto este miércoles: callar a sus pelotas, aunque ello se debió a que necesitaba criticar el afán laudatorio de los socialistas con respecto al jefe Sánchez. Me dirá usted, con razón, que esto a lo que me refiero no es sino una cuestión de forma, y no del fondo de que se trataba, cómo reconstruir España a partir de las insuficientes ayudas europeas.

Pero es que la forma, en política, y en la vida, es tan importante como el fondo. Y con estas formas mal se puede prever una entente transversal sobre cómo utilizar esos 140.000 millones de euros que nos irán llegando de Europa. Yo fui el primero en aplaudir la actuación de Sánchez que llevó al desbloqueo de esos fondos frente a los países 'austeros'. Pero ¿y la crítica ante los desmanes, las pasadas, los errores, ante ese desbarajuste en el que se está convirtiendo la lucha contra los rebrotes?

Es el nuestro un país más volcado en aplaudir lo propio y criticar lo ajeno, desconociendo eso de la paja y la viga, pero nada propenso a la autocrítica. Nuestros políticos no saben lo que es eso, y el redondísimo táctico encuentra buen acomodo en el peloteo de quienes a veces están donde están más por la fidelidad al jefe que por méritos castelarinos, que nunca han demostrado. Para mí, que tantas sesiones parlamentarias he seguido, esta despedida de curso ha significado una decepción más. No abuchearé, pero de aplaudir, por mi parte, nada.



Las más vistas

Opinión

Lo imprevisible

Carlos Martínez tiene un don para dar unos golpes de efecto inesperados que generan filias fobias o simplemente, como en mi caso, el agradecimiento por poder salir de esa espiral informativa sin fin en la que se ha convertido el Covid