CRÓNICA POLÍTICA

Isaías Lafuente

Escritor y periodista. Analista político


El instante preciso

27/03/2020

Cuando una persona hace balance de su vida, con los datos conocidos y acumulados, resulta fácil identificar esos momentos y esas decisiones críticas, a veces aparentemente inocentes, que transformaron definitivamente su existencia. Para bien o para mal. De la misma forma,cuando el mundo haga balance del cómodo viaje que ha realizado el coronavirus desde una región china hasta instalarse en todo el planeta, identificará ese instante preciso en el que no se hizo lo que debió hacerse. Aquí en España, la oposición acusa al Gobierno central de haberllegado tarde para frenar la pandemia en nuestro país. Es una evidencia. La declaración el día 31 de enero de Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, cuando afirmó que "en España no se van a dar muchos casos", que podría "haber transmisiones locales pero serían limitadas y controladas", demuestra que el problema no se vio venir. Es verdad, en su descargo, que en ese momento nadie en el planeta vio venir la magnitud del problema.

Pero lo que deberíamos preguntar a quien realiza esta acusación al Gobierno sobre el retraso en tomar medidas es qué medidas y en qué momento preciso se deberían haber adoptado. Y sobre todo, qué hicieron ellos para solicitarlas al Gobierno de España o qué decisiones adoptaron en las comunidades autónomas en las que gobernaban, con las competenciassanitarias transferidas, para poner coto a la epidemia. ¿Hicieron acopio de material sanitario, contrataron personal para reforzar las plantillas de hospitales, habilitaron preventivamente espacios para nuevas camas o para nuevas uvis. Es más, ¿recuerdan temas que llevaron al Congreso en esos momentos? ¿Recuerdan que la escala de la vicepresidenta de Venezuela en Madrid, el papel de Ábalos, la mesa de diálogo en Cataluña, el pin parental, la nueva ley de Educación o de Eutanasia eran los asuntos que llevaron al debate público mientras el virus iba haciendo silenciosamente su trabajo?

Ahora, con lo que ya sabemos, hasta un párvulo espabilado podría dictaminar que ese instante preciso para tomar medidas pudo haber sido cuando comenzaron a detectarse los primeros casos de contagio local en España. Que entonces habría que haber confinado barrios, ciudades o comunidades enteras. Que habría que haber cerrado las fronteras con países exportadores del mal. Que habría que haber potenciado el teletrabajo para vaciar autobuses, metros y trenes de cercanías, eficaces ámbitos de contagio, o suspendido preventivamente concentraciones humanas de todo tipo: espectáculos, zonas comerciales, museos, partidos de futbol, misas dominicales, asambleas políticas o cualquier manifestación, ya fueran feministas, agrícolas o policiales, que de todo hubo. Seguramente, fue un error no hacerlo. Pero cabepreguntarse qué habría dicho entonces esta misma oposición que ahora se rasga las vestiduras si se hubiera paralizado el país, como ahora se ha hecho, en el momento de detectar un centenar de casos y un puñado de muertes.

Tiempo habrá de hacer balance de aciertos y errores, propios y ajenos, para imaginar el protocolo a seguir en una futura pandemia y, sobre todo, para pasar la factura correspondiente en donde toca en una democracia: en las urnas. Pero de momento debemos ocuparnos de lo importante y poner en cuarentena la tentación de omitir la autocrítica o de procurar obtener réditos políticos de una tragedia como la que nos ocupa.



Las más vistas

Opinión

La herencia del coronavirus

Enseguida nos ilusionamos pensando que nuestros pueblos sorianos tan vacíos se llenarían de nuevos pobladores buscando una vida mejor. He tanteado a sorianos que viven en grandes ciudades. No muestran ninguna intención de volver a sus pueblos