TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Planificar

02/04/2020

Los caminos del fútbol son aún más inescrutables que los del Señor, porque leer a estas alturas de la ¿temporada? que si Zidane busca 'tal' o el Barça pretende 'cual', que si a Simeone le sobra 'Fulano' porque quiere a 'Mengano', o que si Guardiola quiere una revolución… es más (aún a riesgo de lanzar piedras contra el tejado propio) consecuencia de un periodismo aburrido. Lo confieso, aunque toda confesión está de sobra en estos tiempos: parte de la profesión, en el ámbito deportivo, traspasó la línea hacia el lado oscuro hace tiempo. La del bulo y el rumor convertido a portada, la del griterío en tertulias de éxito inversamente proporcional a la categoría, la de elevar a titulares chascarrillos, tonterías y paparruchas extraídas de las redes sociales. Aunque sigue existiendo una mayoría silenciosa (no meter ruido invita a la masa a pensar que todos son -somos- como esos que berrean) comprometida con la profesión, con el rigor y con ciertos códigos deontológicos, hace tiempo algún desalmado descubrió que el estruendo, con tal de que sea verosímil (ni siquiera verdad), vende. ¿De qué van a saber algunos qué le sobra o qué le deja de sobrar a Zidane, con quién sueña o deja de soñar la dirección deportiva azulgrana, qué pretende o deja de pretender el Atlético… si está todo parado? Y sí, supongo que incluso en letargo los grandes clubes están planificando la 20/21 sin saber siquiera cómo va a terminar la 19/20, cuáles van a ser los recortes obligados primero por la lógica y después por la legislación que viene, qué restricciones habrá que aplicar si la presente campaña no termina. Y así unas cuantas decenas de interrogantes imposibles de resolver con la información de la que disponemos hoy en día… como para saber quiénes se irán y quiénes vendrán a día de hoy, desde casita, con los mercados detenidos y sin tener contacto con quienes generan la noticia.



Las más vistas

Opinión

La herencia del coronavirus

Enseguida nos ilusionamos pensando que nuestros pueblos sorianos tan vacíos se llenarían de nuevos pobladores buscando una vida mejor. He tanteado a sorianos que viven en grandes ciudades. No muestran ninguna intención de volver a sus pueblos