SIN RED

Loli Escribano

Periodista


Apariciones

Me encanta la gente diferente. La gente atrevida. La gente valiente. La que no se oculta y se muestra tal cual es. No es tan fácil encontrar este tipo de personas.  De hecho, las hay con cuentagotas. Vivimos en una sociedad de la apariencia o del «postureo» como se dice ahora. Muchas personas viven para sentirse aceptados o, lo que es peor, para no sentirse rechazados y en vez de comportarse como verdaderamente son, se esconden en lo socialmente bien visto.
Yo no conocí personalmente a Pitita Ridruejo, fallecida hace unos días, pero me encanta ese tipo de mujer que vive como es.  Sin importarle un pimiento lo que opinen de ella. A pesar de su imagen aparentemente frívola, con su pelo cardado, inmersa en una gran actividad social, muy vinculada al mundo de la moda; sorprendió en los 80 con sus apariciones marianas. Hay que ser muy valiente para decirle al mundo entero y escribir un libro en el que reconoces que se te aparece la Virgen. Eso fue hace más de 30 años y desde luego los españoles hemos cambiado en estas tres décadas; pero aún hoy, lo habitual es que cuando se hacen esta clase de confesiones se produzcan dos tipos de reacciones: o bien te llaman loca o bien se burlan de ti. 
Ahora, aunque vivimos una época de libertades absolutas en la que repetimos, muchos sin creerlo, yo respeto todo; no es cierto. Sigue habiendo ciertas reticencias a ciertas creencias, experiencias, vivencias y sobre todo a las personas que se atreven a ser auténticas. Yo misma he compartido conversaciones con amistades y hemos concluido con la frase: «esto que no salga de aquí que nos toman por locos, no nos entienden». No tienen que entendernos, ni compartir lo que hacemos, pensamos o decimos; solo tienen que respetarlo. Es fácil. Muy fácil. Las personas que tenemos una sensibilidad diferente o intuición o una manera de entender la vida que no se ajusta a lo racional y socialmente bien visto, tenemos dos opciones: o hacer de nuestra capa un sayo o cuidar nuestras palabras. 
Yo soy de las que se hacen un sayo. Intento pensar, hablar y hacer de manera alineada. Pero reconozco que, a veces, en el sayo se me hace algún jirón al tropezar con personas que no han llegado a ese nivel de respeto que se necesita para poder convivir en sociedad. Prefiero a una Pitita a la que se le aparece la Virgen que a todos los que se burlan o juzgan esas confesiones. Yo intento ser yo misma, aunque a mí no se me ha aparecido ni la Virgen ni tampoco nuestro Señor, pero como en la película, en ocasiones veo muertos (metafóricos y más en plena campaña electoral). Aún soy joven y me queda mucha vida; vete tú a saber lo que se me aparecerá en el futuro. 


Las más vistas

Carta del Director

Obligados a entenderse

De Gregorio y Martínez deben superar sus diferencias por el bien común. De la nueva delegada de la Junta se espera que levante la mano ante la Junta en defensa de los intereses de Soria