PREDICANDO EN EL DESIERTO

Fernando González Ferreras

Catedrático


La vida de Brian

El fallecimiento de Terry Jones, un miembro de los Monty Python, me ha hecho recordar su película más famosa, ‘La vida de Brian’, que vi en 1980 en versión subtitulada. Los Monty Python fueron un grupo británico de seis humoristas que ha tenido una gran influencia en el humor contemporáneo por su sentido de lo absurdo, su ironía y sus planteamientos políticamente incorrectos. La película cuenta la historia de Brian Cohen, una persona de pocas luces que, después de nacer en un pesebre de Belén el mismo día que Jesucristo, sufre un cúmulo de circunstancias que le hace llevar una vida paralela a Jesús. Sus andanzas políticas en una Palestina bajo la ocupación romana terminan en una crucifixión.
Estoy convencido de que la realidad supera siempre y con mucho a la ficción (cualquiera que haya trabajado cara al público podría escribir un libro de anécdotas que sería considerado como exageradas). Algunos gags de ‘Los Simpson’ se han mostrado como muy actuales y lo mismo ocurre con muchas frases de esta película. La mítica conversación del Frente judaico popular, «bueno, pero aparte del alcantarillado, la sanidad, la enseñanza, el vino, las carreteras, los baños públicos, el orden público y la irrigación, ¿qué han hecho los romanos por nosotros?», fue parodiada en 2012 por Toni Cantó en el sketch titulado «España nos roba». La escena en el Coliseo en la que Stan proclama «yo quiero ser una mujer, desde ahora quiero me llaméis Loretta, es mi derecho como hombre» y defiende su «derecho a parir» y todo el diálogo posterior de «defensa de su derecho aunque sea físicamente imposible» lleno de rectificaciones para emplear un lenguaje inclusivo es otra situación que se anticipó a su tiempo, igual que me acuerdo de Waterloo cuando le dicen a Brian que «todos estamos dispuestos a derramar nuestra sangre por la causa» pero «hay uno que no». Está repleto de situaciones que remiten a la actualidad, como que la lucha fundamental es entre los judíos en vez de luchar contra los romanos anticipando el «fuego amigo» tan popular en los partidos políticos españoles. Cuando les preguntan «¿sois del frente judaico popular?», la respuesta: «no lo tengo muy claro: ¿Frente judaico popular?, ¿Frente popular de Judea?, ¿Unión popular de Judea?, ¿Unión del frente popular judaico?» se parece mucho a las dudas de algunos partidos para definir en qué parte del espectro ideológico se ubican. También, a partir de la pintada «Romani ite domun» se adelantaron al «Yankees go hom»” y explicaron a través de un fanático seguidor de Brian («¡tú eres el auténtico mesías! Lo sé porque he seguido a muchos y entiendo de eso») el papelón de los tránsfugas.
Fue un éxito de taquilla a pesar de los ataques que recibió: fue acusada de blasfema e incluso se prohibió en algunos países. Personalmente creo que es humor inteligente (me gusta el humor que me hace reír diez segundos y pensar diez minutos) y muy actual, una crítica del fanatismo, la estupidez humana, los enfrentamientos mezquinos y las divisiones estériles; se mofa de nosotros como especie. Dudo que hoy pudiera hacerse una pelicula como ésta. Me temo que habría muchos colectivos que protestarían más airadamente que los que protestaron en el siglo pasado. Hay que tener mucho cuidado con que lo que se diga sea «políticamente correcto» porque en estos tiempos se llama libertad de expresión a lo que no nos molesta pero incitación al odio a lo que sí.



Las más vistas

Opinión

Con buen humor

El humor nos ayuda a sobrevivir. Es, hasta que aparezca la vacuna, casi lo único que tenemos al alcance de la mano para no desfallecer

Opinión

Negacionistas

Si van a tener razón los psicólogos cuando dicen que estos individuos niegan la realidad para evadir una verdad incómoda que, en este caso, es que el machismo mata

Opinión

Yo quiero tener el coronavirus

Quiero contagiarme como acto de rebeldía hacia la psicosis y la alarma social. Como si fuera un sortilegio para intentar que se deje ya de manipular y desinformar a la sociedad.