ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista. Editor de informativos de RTVCyL


La capital

No nos habíamos desperezado aún de la caraja postvacacional cuando el ex vicepresidente de la Junta se dio cuenta de que los plenos ordinarios en un ayuntamiento de capital de provincia pueden ser un coñazo: que si bajamos o subimos las tasas, que si asfaltamos las calles en julio o en agosto… Cuestiones demasiado terrenales para un político que ha tenido durante tantos años las llaves del cielo del poder en el Gobierno de Castilla y León. José Antonio de Santiago Juárez no quería seguir aburriéndose en los fríos bancos de la oposición y se propuso dar un titular a los medios de comunicación al mismo tiempo que obligaba a los políticos a posicionarse sobre una cuestión tan embarazosa como la de la capitalidad de la Comunidad. No negaré que a los periodistas estas polémicas nos proporcionan material de primera con el que escribir columnas y rellenar tertulias que serían insoportables si las dedicásemos sólo a hablar de tasas o del asfaltado de calles.
De Santiago Juárez es de esos políticos que no dan puntada sin hilo. Es consciente de que cuando habla es que habla de verdad y que sus declaraciones no van a terminar arrinconadas en un breve de una página par. Durante sus años como mano derecha de Juan Vicente Herrera nos dejó momentos gloriosos y declaraciones que salvaban los plomizos consejos de gobierno. Pero en ninguna de ellas nos contó que su sueño era que su ciudad fuese reconocida de forma oficial como capital de Castilla y León. Afirma que ni PP ni PSOE se atrevieron a dar ese paso en una de las reformas del Estatuto de Autonomía y ahora pretende que sean otros los que se enfrenten a las iras provinciales, que renacen cada vez que sospechan de algún privilegio pucelano.


Las más vistas

Opinión

A las seis en el árbol de la música

Los pupilos que han correteado la Dehesa bajo su atenta mirada tienen en Ramón  a un gran entrenador, pero también a un referente en valores, en principios y en conceptos vitales

Carta del Director

Revuelto micológico

No 'rumanizemos' el delito, detrás de cada recolector ilegal hay un comprador que alimenta esa práctica. También se da una suerte de nacionalismo setero: con tanto acotado, el aficionado medio va a precisar de escuadra y cartabón para salir al monte