TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


Cien

Nada menos que cien medidas, cien, han pactado Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs) para un futuro gobierno «conjunto» en Castilla y León. Algunas ya estaban programadas cuando la unión definitiva de ambos reinos, allá por los tiempos de Fernando III el Santo. Y se han ido repitiendo año tras año, siglo tras siglo, sin que el personal haya podido probar sus bondades. No hace falta ir tan lejos: en la pasada legislatura también hubo un acuerdo PP-Cs para garantizar la reelección de Herrera. Y con un porrón de medidas insoslayables. ¿Y? Pues que, en este nuevo documento, el IGMA (Igea-Mañueco) vuelven a aparecer casi las mismas (eso, sí, más cargadas de bombo y platillo), prueba evidente de que las anteriores o no se han aplicado o no han sido eficaces. ¿Cuánto hemos regenerado en estos últimos cuatro años? Según Igea, nada. De ahí la importancia que concedió a la susodicha regeneración en las promesas electorales y la que le otorga en el pacto actual, el de las cien medidas, y en sus sucesivas declaraciones. ¿Llegará, por fin, la anhelada regeneración o será como el famoso monstruo del lago Ness, del que todos hablan y nadie ha visto? Demos el beneficio de la duda, si bien los precedentes no invitan al optimismo. Algo parecido sucede con dos asuntos clave: la despoblación y el apoyo al mundo rural. Por anuncios que no quede, pero ya saben el dicho: el infierno está empedrado con buenas intenciones. Claro que todo lo recogido en estos apartados podía haberse resumido en una frase: «hacer algo», porque hasta ahora poco o nada se ha hecho. Y me ha llamado poderosamente la atención lo de la film conmission, o sea crear una comisión, o algo así, para que la región sea territorio de rodaje de películas, series, etc. Sí señor, pero que se den prisa no vaya a ser que cuando vengan a filmar ya no encuentren nadie que haga de extra. Y otra cosa: esperemos que esta vez haya quien revise el cumplimiento del pacto y lo haga público. Una cosa es firmar cien medidas, cien, y otra cumplirlas. Y otra que la gente se entere y tome nota.


Las más vistas

Carta del Director

Revuelto micológico

No 'rumanicemos' el delito, detrás de cada recolector ilegal hay un comprador que alimenta esa práctica. También se da una suerte de nacionalismo setero: con tanto acotado, el aficionado medio va a precisar de escuadra y cartabón para salir al monte