DE SIETE EN SIETE

Rafael Monje

Periodista


Pregoneros

08/04/2020

No son pocas las lecciones de ejemplaridad que el prolongado estado de alarma y el confinamiento nos dan cada día. Por mucho que lo digamos, no será lo suficiente en el caso de muchos colectivos que, a buen seguro, todos tenemos en mente. Pero también nos desvela sórdidos comportamientos que no debemos enjuiciar de soslayo, a pesar de que ahora lo único y realmente importante y, sobre todo, preocupante, es poner freno cuanto antes a la pérdida de tantas vidas humanas. Y, aunque como dicen los clásicos, todo será sometido al riguroso debate a su debido tiempo para que nada ni nadie con voz y mando quede impune. Para que la memoria de tantas víctimas y el dolor de miles de familias no acaben estampadas en la pared del olvido y la desidia.

Frente a esas incontables muestras de ejemplaridad afloran, en cambio, actitudes y una retahíla de dudosos gestos camuflados en espontáneas e hiperventiladas acciones de colaboración. No, no digo que no sea deseable ese inopinado anhelo por ayudar al prójimo o que deba ser motivo de una burda crítica, pero todos somos conscientes del casual renacer de una parte, mínima por suerte, de personas y entidades que, impelidas por una extraña pulsión, se convierten de la noche a la mañana en los mayores embajadores de la solidaridad y el buen hacer. A muchos de ellos les falta tiempo para pregonarlo a los cuatro vientos por si tales acciones fueran, ¡mecachis!, a pasar desapercibidas hasta para el vecino más cercano. Las redes sociales son un perfecto altavoz en el que esta nueva y rara avis se prodiga de forma impía, dejando inconscientemente un sinfín de huellas indelebles que algún día renacerán para sonroja y quizá remordimiento. Mientras, centrémonos en lo verdaderamente preocupante, en esos cientos de miles de personas que, de manera callada y abnegada, se juegan la vida cada día por todos nosotros y tantos otros miles que están en las llamadas tareas esenciales para que nada o casi nada nos falte.



Las más vistas

Opinión

La herencia del coronavirus

Enseguida nos ilusionamos pensando que nuestros pueblos sorianos tan vacíos se llenarían de nuevos pobladores buscando una vida mejor. He tanteado a sorianos que viven en grandes ciudades. No muestran ninguna intención de volver a sus pueblos