LA COLUMNA

Luis del Val

Periodista y escritor


Pagan los pobres

Los pobres ya han pagado la reconversión del carbón, y basta pasar por determinadas zonas de Asturias y Teruel para darse cuenta de la conversión que han sufrido esas localidades gracias a la re-conversión. A finales del próximo diciembre o enero, los más desfavorecidos económicamente van a comprobar que el recibo de la luz, no sólo baja, sino que sube, y no sólo porque haya más consumo en invierno, sino porque las ayudas a las empresas de energías limpias, con objeto que les sean rentables sus instalaciones eólicas y de placas solares, las pagamos a escote entre todos los españoles. A los más ricos esta subida ni la notarán, a los más pobres les va a resultar bastante más sensible.

A los más ricos, a los que cambian a menudo de automóvil, no les pillan las restricciones de algunas ciudades como Madrid que, a partir de dentro de tres semanas, prohibirán la circulación de vehículos con una antigüedad superior a diez o más años, pero el modesto fontanero autónomo, que sigue trasladándose con su vieja furgoneta, desde hace más de dos lustros, le va a suponer comprar una furgoneta nueva o un nuevo automóvil en el que quepan los instrumentos de su trabajo cotidiano.

Cada vez que uno de nuestros gobernantes saca pecho, y presume de lo que va a limpiar la atmósfera, y de su decisión para respirar a pleno pulmón en cualquier lugar de la ciudad, es un brindis que le sale barato, porque lo pagamos entre todos. Los ricos, también, claro, pero los ricos son pocos y cuentan sus millones, mientras que los modestos se cuentan a millones, y son tantos, que logran pagarlo todo: el cierre de las minas de carbón, el reparto de dividendos entre los accionistas de las empresas energéticas, y la tranquilidad para las empresas automovilísticas que seguirán incrementando las ventas, gracias a nuestros ecologistas dirigentes. Además, reciclaremos lo que nos manden, aunque algunos dudamos de lo que se hace después. Gracias a los pobres viviremos tan ricamente.



Las más vistas

Opinión

Y vuelta a prometer

Sé muy bien lo que es la radioterapia porque yo he recibido el tratamiento. Sé lo que es ir a Burgos un día tras otro, de lunes a viernes. 35 sesiones. Mes y medio. 140 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta

Opinión

Negacionistas

Si van a tener razón los psicólogos cuando dicen que estos individuos niegan la realidad para evadir una verdad incómoda que, en este caso, es que el machismo mata

Carta del Director

Se buscan empresas

Los polígonos de la provincia han aprovechado el vacío dejado por la capital soriana. Es hora de unir fuerzas por la vía industrial, principal foco de creación de empleo