TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


El triple

Leo «De Ligt ganará el triple que De Jong» y que «solo Cristiano ganará más que él en Italia», asimilo que es un central de 19 años y pienso que el fútbol de los grandes vampiros de Europa ha adquirido una deriva muy peligrosa. Primero, circunscribiendo la noticia solo a Italia, porque meterle mano a la Juventus (el tercer equipo que más ha gastado en los últimos siete años, solo por debajo de City y Barça… pero no por mucho) será una utopía que convierta la Serie A en una indecente pelea por el segundo puesto. Segundo, ampliando miras hacia los límites económicos y relación sueldos-presupuesto, el llamado fair play financiero exigido por UEFA, porque cada vez más aficionados tienen la sensación de que es un techo imaginario, una filfa, una mentira que tienen montada entre dirigentes y gigantes estilo «no os paséis, porfa» o «joder, no lo hagáis muy descarado», y eso de pelear el igualdad de condiciones pertenece al terreno de la ciencia ficción. Y tercero, metiéndole mano a la primera frase (diferencia salarial entre un central y un mediocentro, ambos exquisitos jugadores), porque el mercadeo de los Raiola, Mendes y compañía lanza un mensaje ciertamente envenenado: todo llega a quien sabe esperar… aunque no termine jugando donde desea. Y ese «todo» no es ni juego, ni un estilo, ni un proyecto; es, sencillamente, dinero. De Ligt quería acompañar a su amigo De Jong hacia el Barça; sus respectivas novias, amigas entre sí, se cruzaban mensajes nada crípticos en las redes sociales… Y la habilidad de un representante y la voracidad del mercado deshizo el deseo y el proceso lógico de las cosas. Que un destructor de juego vaya a ser tres veces más rico que un constructor (noticia del mismo día en que supimos que Maguire, otro central, le costará 90 kilos al City) describe una nueva tendencia cuando menos inquietante en este nuevo fútbol: cuanto más tienes, más amarras.


Las más vistas

Opinión

A las seis en el árbol de la música

Los pupilos que han correteado la Dehesa bajo su atenta mirada tienen en Ramón  a un gran entrenador, pero también a un referente en valores, en principios y en conceptos vitales