CRÓNICA PERSONAL

Antonio Casado

Periodista especializado en información política y parlamentaria


La Abogacía desoye a ERC

30/12/2019

Ni libertad de Junqueras ni anulación de la sentencia del "judici", como reclamaba ERC. A la hora de escribir este comentario no hay reacción pública del grupo independentista al escrito de la Abogacía del Estado (parte acusatoria en el juicio contra los responsables del procés), respecto a la sentencia europea sobre la inmunidad de Oriol Junqueras, jefe de filas del partido llamado a facilitar la investidura de Sánchez.

La reacción oficial de los republicanos catalanes se conocerá tras la reunión de su llamado "consejo nacional". Me temo que no va a ser de su agrado, salvo oportunista e interesada adaptación a la realidad. Como tengo escrito en mi último artículo, si van en serio sus exigencias, excarcelación de Junqueras con borrado de huella penal y suspensión de la sentencia del TS, la investidura no sería posible, pues ni lo uno ni lo otro aparece en el escrito de la AE. Lo cual no quiere decir que al final haya fumata blanca, porque la política es así de casquivana.

Veamos:

La AE defiende los permisos penitenciarios de Junqueras, por su condición de eurodiputado, pero no su excarcelación, mientras se tramita la suspensión de su inmunidad, asimismo reclamada. Por tanto, solo permisos ocasionales debidamente custodiado y vuelta a su condición de recluso en segundo grado. Es decir, de nulidad de la sentencia del "judici", nada de nada.

Todo ello, en aplicación de la sentencia del TJ de la UE, que forma parte de nuestro mismo ordenamiento jurídico, que estableció la inmunidad de Junqueras cuando se encontraba en prisión preventiva y "visto" para sentencia. Ahora es un penado con sentencia firme.

La sentencia europea le reconoce la inmunidad por su condición de eurodiputado, sin perjuicio de que la justicia española decida que debe cumplir la condena impuesta por el TS, "en cuyo caso ha de solicitar a la mayor brevedad posible al Parlamento Europeo que suspenda dicha inmunidad". Justamente eso es lo que hace la AE pidiendo al TS que, a su vez, pida al PE la suspensión de la inmunidad de Junqueras.

El líder independentista ha de seguir cumpliendo condena en la cárcel de Lledoners, sin perjuicio de que hasta la suspensión de la inmunidad se le concedan permisos ocasionales para retirar el acta o incluso asistir a algunas sesiones del PE.

Es decir, la AE entiende que hay que hacer compatible el derecho de Junqueras al ejercicio de la representación política, mientras no se le retire la inmunidad, con el cumplimiento de la pena impuesta por sedición y malversación (13 años de cárcel y de inhabilitación para ejercer cargo público).