SOPA DE GUINDILLAS

José Luis Bravo

Periodista


¿Llueve o no llueve?

17/11/2020

He leído por ahí, en algún lugar de internet, una reflexión que tiene que ver con la profesión que ejerzo, el periodismo; ‘Si alguien afirma que llueve y otro asegura lo contrario, el periodista no debe limitarse a dar voz a ambos, tiene que abrir la ventana, asomarse y constatar si hay o no precipitación. Visto así, parece inapelable el razonamiento, pero todo tiene sus matices y no es tan fácil posicionarse en asuntos que son menos verificables o evidentes como si caen gotas o está despejado.
La jodía pandemia, de hecho, me está poniendo en una difícil tesitura sobre este particular. 
El impacto económico que este virus genera está fuera de toda duda y las medidas que restringen nuestros movimientos y actividades no contribuyen sino a empeorarlo. Pero hay  varias maneras de proponer ayudas atenuantes y algunas confrontan abiertamente. Por ejemplo las de los sindicatos y las organizaciones empresariales. Dice la FOES que la prioridad es salvar las empresas porque sin ellas no habrá recuperación posible. Muchas están ya en el hoyo y si no salen ni crearán riqueza, ni pagarán impuestos, por eso piden que ahora se les atenúen las cargas y se subvencionen sus arcas para mantenerse a flote. Si se pierden empresas se perderá empleo y para eso siguen pidiendo, ahora, mayor flexibilidad laboral.
Es evidente que los argumentos no carecen de consistencia y menos aún desde su particular punto de vista, pero en el otro lado los sindicatos abogan, además de por el mantenimiento de los ERTES, algo en lo que coinciden con los patronos, por la mejora en la calidad del empleo, que pasa por dar estabilidad a los trabajadores, lo que les permitirá tener un proyecto de vida más o menos razonable y administrar su economía con un consumo regular que no dependa de ingresos inciertos y sólo garantizado a muy corto plazo. Si no hay consumo, concluyen, las empresas no prosperan, no crean más riqueza, cierran y dejan nuevos parados en las listas del ECYL, servicio de empleo de la comunidad. No me digan que, aunque se trate de un exposición simple y resumida carece de fundamento.
El agudo lector, se habrá dado cuenta de que esta es la misma historia de siempre, con covid o sin él y puesto que me tengo que asomar a la ventana a ver si llueve o no, concluyo que es la evolución global de la economía la que marca una u otra tendencia, pero la medida para actuar en una línea o la contraria es cosa de los gobiernos de turno. En los Consejos de Ministros es donde tienen que echar cuentas y al final mojarse, lleva o no, en función de su programa.