scorecardresearch
José Luis Bravo

SOPA DE GUINDILLAS

José Luis Bravo

Periodista


Rebobinemos

21/05/2022

Allá por el año 2006 se presentó el proyecto de lo que hemos venido llamando Ciudad del Medio Ambiente. Por aquel entonces se hablaba de un proyecto innovador y capaz de dar un impulso importante a un territorio despoblado como la provincia e incluso a la comunidad a la pertenece. De entonces a esta parte se sucedieron diversos acontecimientos judiciales. Los más destacados sin duda, la sentencia del Tribunal Constitucional que declara nula la ley por la que se aprobó el proyecto y la del Supremo que da validez al Parque Empresarial del Medio Ambiente, reflotado de los restos del naufragio de la CMA. No hay, en este momento nada que impida a la Junta poner en marcha esta versión reducida, excepto la evidente incapacidad de proyectar con sensatez, e incluso audacia, el futuro de las instalaciones previstas, incluidas las que quedaron a medias como las Cúpulas de la Energía.
Ya compartí con ustedes, hace una semana, mi perplejidad tras el anuncio, por el Consejero de Fomento y Medio Ambiente, de la licitación del proyecto para completar los siete módulos de las citadas cúpulas que se quedaron en la estructura de hormigón. Lo dejaré en absurdo e infantil, a falta de adjetivos más adecuados y radicales que no hallo en el diccionario pese a la riqueza de la lengua Castellana. Han pasado dos años justos desde que el Supremo dio vía libre al PEMA y tras estos 24 meses de cavilaciones y supongo que sustanciosas minutas a los arquitectos Tuñón y Albornoz el resultado no puede ser decepcionante. Me remito a la columna del pasado viernes para no repetirme, porque lo que presento en las líneas que me restan es plantear lo que me parece una obviedad y habría concitado el consenso general de los ciudadanos. De Soria y de España.
Estamos en un momento de la historia que debe servir para dar un cambio radical en la producción y gestión de las energías. Ya nos tenía asustados el cambio climático y está rematando la faena el Zar Putin. ¿Acaso no es obvio que hay que impulsar la investigación y desarrollo de energías nuevas y limpias con absoluta urgencia? ¿No es cierto que las Cúpulas de la Energía, se pensaron como vivero de este tipo de iniciativas? Si es el momento y tenemos la ocasión, ¿a qué demonios estamos esperando? La Junta está perdiendo la oportunidad de captar fondos europeos y nacionales, y tirar de los propios para ponerse a la vanguardia en esta materia. Ya hay una parte hecha, aunque falte lo más importante y lo más difícil. Será por eso que el señor Suárez Quiñones se ha inclinado por propuestas tan facilonas como inútiles. Seguimos pues tirando dinero.