ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


Algo nuestro

La catedral de Notre Dame no solo pertenece a París, a Francia, sino que también nos pertenece a todos los que somos hijos de la cultura europea. 
Ver arder Notre Dame ha sido ver arder parte de nuestra propia historia. Porque Europa no se puede explicar sin sus catedrales y nosotros no nos podemos explicar sin ellas mas allá del sentimiento religioso de cada cual. 
El presidente Macron ha anunciado que hará colecta internacional para su reconstrucción y un grupo de empresarios franceses ya ha anunciado que donara unos cuantos millones de euros, pero me parece a mi que la reconstrucción de Notre Dame no es solo asunto de los franceses sino de la Unión Europea. Es decir no se trata solo de hacer una colecta internacional, que ojalá sea fructífera sino que debe de ser la Unión Europea la que aborde la al menos parte de la reconstrucción de Notre Dame porque se trata de reconstruir una pieza fundamental del patrimonio común europeo. 
Desconozco cuanto se gasta anualmente la UE en cultura, pero sea cual sea ese presupuesto me parece a mi que ahora mismo no hay nada más urgente que el empeño de reconstruir la catedral de París. 
La noticia del incendio de Notre Dame ha tenido una repercusión mundial y millones de personas en todo el mundo han seguido en directo a través de las pantallas de televisión y de los medios de comunicación todos los pormenores de esta tragedia. 
Ver derrumbarse la aguja de la catedral y como iba ardiendo su estructura ha sido un espectáculo dantesco que iba dejando un sentimiento de impotencia y desolación. 
Ahora que las elecciones al Parlamento europeo están a la vuelta de la esquina no está de más que reflexionemos sobre lo mucho que nos une a los europeos y por tanto como debe de ser un empeño de todos el que cuanto antes se vuelva a alzar orgullosa la catedral de Notre Dame símbolo de un patrimonio común, de nuestra propia historia.  


Las más vistas

Opinión

Negro, varón y joven

Aunque los inmigrantes hace más de veinte años que conviven con la población soriana, el racismo y la desconfianza hacia los que no son autóctonos están a la orden del día

Opinión

Cuando de hacer comunidad se trata

Soria ¡YA! hace más por la unidad de la región que veinte campas de Villalar. Una virtud de la plataforma soriana es su capacidad para tejer alianzas con diferentes territorios