Carmen Hernández

Periodista


Sócrates es un gato

03/05/2020

«Todos los gatos son mortales / Sócrates es mortal / luego,Sócrates es un gato». Esto viene a ser un sofisma.Una argumentación engañosa con apariencia de verdad, un razonamiento viciado en origen porque parte de premisas falsas o incompletas : todos los gatos son mortales, sí, pero no sólo los gatos; también el resto de las criaturas, Sócrates incluido. De este modo, intentan colarnos miles de bulos al día en las redes sociales y en algunos medios de comunicación de dudosa honorabilidad: el coronavirus está causado por el 5G, la Gran Vía está llena de ataúdes o Iglesias y Montero tienen dos ambulancias en la puerta de casa...  Son los políticos la fuente principal de tanta mentira aprovechando que estamos vulnerables, temerosos y tristes y lo hacen -¿cómo no?- para ganar votos y machacar al de enfrente. Dan asco. La última y la más ruin: extender la idea de que el Gobierno está aprovechando el estado de alarma para encerrarnos, expropiar a todo el mundo y convertir España en un estado socialcomunista o algo por el estilo -bolivariano que se lleva más ahora-. De risa.
    Conviene recordar que la libertad de expresión no ampara el derecho a mentir sobre los hechos. La mentira no está protegida por la Constitución, al contrario; por eso, la calumnia  está tipificada en el Código Penal; lo que se protege es el derecho a difundir información veraz y contrastada que es tarea de los periodistas aunque algunos lo hayan olvidado. Y también criticar, por supuesto, pero dejando bien claro cuáles son los hechos y cuáles, sus opiniones. 
Sin embargo, nada de esto justifica que se ordene a la Guardia Civil rastrear «fake news susceptibles de crear desafección a instituciones del Gobierno». Sería un primer paso para perseguir a la disidencia política y no es de recibo democrático. Somos nosotros, como colectivo, los que podemos luchar contra la mentira y la insidia utilizando esa función tan interesante de los dispositivos electrónicos que se llama «bloquear».



Las más vistas

Opinión

Buenos 'pro-pósitos'

Hay que tener cuidado al diseñar estas políticas de ayudas: que no se sobrepongan a otras que ya están publicando las Junta de Castilla y León o el Gobierno o la Diputación Provincial