ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista


¿Queda algún cuerdo?

05/09/2020

Jueves, 3 de septiembre de 2020; Emiliano García-Page, presidente de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha: “El 80% de los casos vinieron de la bomba radiactiva vírica que se plantó en Madrid”. Jueves, 3 de septiembre de 2020; Francisco Igea, vicepresidente de la Junta de Castilla y León: “Me gustaría que alguien, a parte de las sillas en la Plaza Mayor de Valladolid, hubiera colocado 4.000 ataúdes que se ha llevado esta epidemia en esta comunidad”. Mismo día, minutos después; Óscar Puente, alcalde de Valladolid: “Siempre he creído que era un personaje (por Igea) despreciable. Sin ética y sin escrúpulos. Lo peor que le ha pasado a CyL en mucho tiempo” (visto en su cuenta de Twitter). También el jueves, por la tarde; María Jesús Montero, portavoz del Gobierno: “Estoy convencida de que hay mucho que nos une pero, sobre todo, el amor a España” (tras la reunión de Pedro Sánchez con ERC, el PNV y Bildu)...Podría seguir, pero no merece la pena. Solo les recuerdo que estamos gobernados por esa gente.

Nos habían dado una pequeña tregua en verano. Pero al parecer se han empeñado en recordar a la ciudadanía que siguen siendo los mismos, que no podemos esperar más de ellos; solo insultos, desprecios y ocurrencias que les proporcionen un titular o un minuto de gloria en las televisiones. Su incapacidad para resolver los problemas generados por la pandemia y para preparar al país para la vuelta a clase ha sido manifiesta, pero les resulta más sencillo culpar al prójimo o culpar al comodín de la juventud.

Es nuestra condena. En la peor crisis de los últimos tiempos nos han tocado en suerte los políticos más mediocres. Solo viven de la propaganda y de los mensajes vacíos, propicios para las campañas de marketing, pero no para solucionar los problemas de un país que va a la deriva.



Las más vistas