SIN RED

Loli Escribano

Periodista


El tiempo es el que es

29/05/2020

{Periodista} 
Entre los muchos hallazgos que hemos descubierto durante el confinamiento, a mí, uno de los que más me fascinan es el de la elasticidad del tiempo. Lo cierto es que hace muchos años, cuando mis hijos eran chiquitines, me di cuenta de lo mucho que cuesta asumir el concepto del tiempo. Cuando nos íbamos de viaje, mis hijos siempre preguntaban, cuánto dura. Y si les contestabas, por ejemplo, cinco horas; volvían a preguntar: «¿Eso cuánto es?, ¿lo mismo que dura el recreo?». Los niños necesitan referentes para poder entender la extensión temporal. De pequeños un año nos parecía una eternidad y ahora los doce meses pasan más rápido que el correcaminos al que sigue persiguiendo el coyote. El tiempo es flexible. Pensamos en Navidad y parece que fue ayer, pero a la vez el confinamiento se nos hace infinito. Magnífico regalo el que nos ha otorgado el coronavirus: el tiempo. Y hemos podido aprovecharlo al gusto de cada cual. A mí me ha servido para reflexionar sobre muchas cosas, entre ellas, el tiempo. Hemos comprobado el tiempo que necesitan los españoles para enfrentarse. Días. Horas. Descubrir que las dos Españas de Machado, la que muere y la que bosteza, siguen tal cual más de cien años después. Hemos vivido un tiempo en el que muchos ciudadanos piensan que si no estoy contigo, en lo que se refiere a ideología, estoy en tu contra. Las dos Españas. Ni blanco ni negro. Tiempo de buscar toda la gama de grises y de colores que con inteligencia y sensatez podamos encontrar en esta paleta de pintor que nos han puesto en las manos. 
Tiempo para comprobar la fragilidad de la memoria o la escasez de nuestros conocimientos de la historia de este país. En este tiempo de coronavirus ha vuelto ‘El Ministerio del Tiempo”, una serie de TVE que recomiendo fervorosamente tanto para los que saben mucho de nuestro pasado como para los que no saben nada. Nos permite darnos cuenta de lo efímeros que somos. De que, por encima de todo, el ser humano se equivoca. Seguramente será una de las pocas cualidades comunes que tenemos las personas: la imperfección. Es un derecho maravilloso que nos pone a todos al mismo nivel, igual que la muerte. ‘El Ministerio de Tiempo’ nos ayuda a comprobar cuántos errores se han cometido a lo largo de los siglos gracias a los cuales somos como somos. Y no me refiero a las injusticias, esa es otra cuestión que hoy no toca. La serie también ha rescatado ‘La Leyenda del Tiempo’ con su Lorca y su Camarón, para recordarnos que «el tiempo va sobre el sueño hundido hasta los cabellos». Como dice el secretario del Ministerio del Tiempo: «El tiempo es el que es». Solo una sugerencia, en este tiempo de cacerolas y anti caceroladas, busquemos tiempo para la reflexión. Todos.