Suso Seca

Periodista


Y colorín colorado...

Una nueva temporada se ha acabado pero lo de ‘Fueron Felices y comieron Perdices’, eso ya es otro cantar, y no entiendo por qué. Ha sido un curso futbolístico en el que el Numancia no ha estado nunca en puestos de descenso, ha plantado cara a los mejores de la categoría, ha recibido goles incomprensibles que han decantado un devenir más tranquilo del equipo y quizás el haber conseguido metas más altas; ha tenido un cambio en la propiedad del club a mitad de temporada y un entrenador convencido desde el primer día en la salvación del equipo. Es para estar muy felices y orgullosos de lo que tenemos. ¿Debemos aspirar a más? ¡Pues claro! El que se conforma con lo que tiene y no lucha por superarse suele fracasar. -Papá, ¿cuándo comeremos pan de hoy? -Mañana, hijo, mañana.
Yo cada día me siento más orgulloso de ser del Numancia, de ser de Soria, de que nos den palos por todos los sitios y que sigamos en pie y peleando, de ver como entrenadores y jugadores que han pasado por aquí triunfan en sus respectivas carreras, y que nosotros seamos un modelo de gestión deportiva que es la envidia de España. ¡Numantinas y Numantinos! El Año que viene más y mejor, pero siempre con el color rojillo en el corazón, y que vengan más ‘Ripas’ a dejarse la piel por el Numancia. Por cierto, Adri, muchas gracias por todo y por tanto; y no digas colorín colorado porque tú fútbol aún no ha acabado. ¡Gracias Adri!, ¡Gracias Luis!, ¡Gracias Aritz! y ¡Gracias Afición!