Lo imprescindible

Juana Samanes

Crítica de cine


¿Conoces a Tomás?

13/11/2020

Aproximación afortunada al autismo, gracias a que elude lo melodramático y apuesta por lo que ahora se llama dramedia, una conjunción entre drama y comedia. Supone la primera película de María Torres, que es coguionista del largometraje y quien ha confesado que quería hacer una cinta sobre el amor y la amistad, ya que ella conoce el tema puesto que tiene un hermano con autismo.
Leo, compositor de canciones, lleva varios meses saliendo con Fer, una médico comprometida. Un día ella decide presentarle a su hermano Tomás, un joven con autismo y también apasionado por la música. Por motivos personales, Fer tiene que confiar que Leo cuide a Tomás durante todo un día.
La realidad, pero también la esperanza, discurre en la propuesta de Torres, que describe en imágenes perfectamente el comportamiento de estos chavales y la forma de tratarlos correctamente. Ha tenido el acierto de elegir a Hoze Meléndez para encarnar a Tomás, y este realiza un trabajo impresionante. En España, la distribuidora de la película, Phoenix Entertainment, ha colaborado con la Confederación Autismo España, una organización estatal que agrupa y representa a más de 140 entidades que prestan servicios específicos y especializados a las personas afectadas con TEA y sus familias. Desde ese entorno, han recalcado que este tipo de largometrajes, sin olvidar que son de ficción, «ayudan a dar visibilidad al autismo y acercarse a una realidad que mucha gente desconoce y consiguen empatizar con las personas con TEA» y, desde luego, con el personaje de Tomás lo logra, porque es fácil sentir simpatía por este joven especial, al que hay que cuidar pero que logra sacar lo mejor de sí mismos. 
Hay escenas realmente logradas como esa actuación musical en una boda u otros momentos donde se vislumbra el poder de la música como terapia. Como ocurre con otras propuestas solidarias, parte de la recaudación irá destinada a proyectos de Autismo España, que mejoren su calidad de vida. 
Cinematográficamente, es una película amable, cuyo argumento se desarrolla prácticamente durante una jornada y que nos hace recordar que la primera responsabilidad del ser humano es cuidar de sus semejantes, de los vulnerables de la sociedad.