SIN RED

Loli Escribano

Periodista


¡Qué ascazo!

La de veces que escuchamos el pasado mes de marzo la expresión, «como un ciudadano más». Que parecía un eslogan de campaña electoral, pero no, todo lo contrario, era el ridículo y huero argumento que esgrimían todos los políticos y aspirantes a políticos sorianos que se plantaron en Madrid para manifestarse el 31 de marzo contra la España vaciada. Pertenecían a todos los partidos y a todas las esferas, altas y bajas. Algunos llegaron hasta a grabarse unos rurales y bucólicos vídeos que colgaron en sus redes sociales para animar a la ciudadanía a que, como ellos, fueran a la capital de España, porque, hombre, ¡por Dios!, cómo no van a ir ustedes, sorianillos despreciados por todos los Gobiernos a pedir lo que por derecho nos pertenece. El domingo pasado todos esos que en marzo eran un ciudadano más fueron un ciudadano menos. No les vimos el pelo. Para ser honestos vimos a uno, al presidente de la Diputación, Benito Serrano. Pero el resto, y el resto es una larga lista, ni se grabaron vídeos hilarantes ni tampoco se pusieron la camiseta de la Soria ¡Ya! que se compraron en primavera en el Collado a cinco euros. Tampoco contrataron autobuses para ir a sesenta por hora. Curiosamente, a Madrid todos los candidatos de todos los partidos fueron en los buses que concertaron para hacer campaña, porque ni entonces ni, mucho menos ahora, nadie creyó que lo hicieran para luchar contra la España vaciada. ¿Dónde estaban el domingo pasado esos «como un ciudadano más»? En el pantano, en el sofá de casa a la fresca, en el pueblo, en la playa... Pueden echarle imaginación y seguir añadiendo opciones. ¡Qué ascazo! 
En marzo estábamos en vísperas de elecciones generales, europeas, autonómicas y municipales. Ahora no sabemos ni en qué estamos. ¡Qué vergüenza! ¡Qué vergüenza y qué asco! Mensaje para todos los políticos sorianos: dejen de aprovecharse de la Soria ¡Ya! Dejen de vampirizar a quienes sí se dejan el alma a cambio de nada por conseguir un mejor presente y futuro para todos los sorianos. Ellos no cobran seis mil euros al mes. Ni tienen coches oficiales. Ni disfrutan de privilegios. Ni van gratis a los toros, al fútbol, al teatro. Ni les invitan a calderetas. Por favor. Un respeto a la Plataforma. Y dejen también de aprovecharse de la ciudadanía. Dejen de pedirles sus votos para vivir a cuerpo de rey pero «como un ciudadano más». Dejen de ser políticos. Dedíquense a otras cosas. Ustedes no sirven para la política. En serio. Si nuestra provincia tiene un problema, a mi juicio irreversible, es por su culpa. Por la suya y la de los que les antecedieron. No sé si en unos meses volveremos a tener elecciones generales. Confío en que si las hay, tengan la decencia de no presentarse y si lo hacen, dejen de ser parásitos de las urnas y de los movimientos ciudadanos.  


Las más vistas

Opinión

A las seis en el árbol de la música

Los pupilos que han correteado la Dehesa bajo su atenta mirada tienen en Ramón  a un gran entrenador, pero también a un referente en valores, en principios y en conceptos vitales

Carta del Director

Revuelto micológico

No 'rumanizemos' el delito, detrás de cada recolector ilegal hay un comprador que alimenta esa práctica. También se da una suerte de nacionalismo setero: con tanto acotado, el aficionado medio va a precisar de escuadra y cartabón para salir al monte