TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


Reflexión

31/03/2020

La crisis actual, el confinamiento en casa, la falta de actividad externa, que, querámoslo o no, nos obliga a mirar hacia dentro y el descomunal cambio que todo esto ha producido en nuestras vidas nos lleva a reflexionar, y mucho, sobre lo que estábamos haciendo y lo que deberíamos hacer cuando acabe esta tragedia. Y si somos razonables, a introducir aquellas variaciones que nos conduzcan hacia una sociedad más justa, más solidaria y más pendiente de las personas que del dinero, las ganancias y la competitividad más salvaje. Una de esas reflexiones tendría que conducirnos al papel del mundo agrario, clave en esta tierra por su peso económico, tradición, cultura, forma de vida. ¡Ah! Y porque produce los alimentos que necesitamos ingerir a diario, sea en época de bonanza, bajo una pandemia, durante los diarios y los festivos, en plena actividad, en vacaciones. Los precisa, valga la perogrullada, ancianos, niños, hombres, mujeres y militares sin graduación. Hago este mínimo recordatorio porque, hasta ahora, parece que no le dábamos importancia al protagonismo de los agricultores y ganaderos en nuestra existencia. Eran invisibles. Sus problemas no nos concernían en exceso porque, a fin de cuentas, lo que ellos aportaban podíamos comprarlo en otros países. Para eso éramos una sociedad rica, pudiente, segura. Que traer patatas de Francia, arruinaba a los campesinos de aquí, bueno y ¿qué?; que la miel venía de China y la carne de Argentina y los lechazos de Australia y el queso de Holanda, pues, oiga, a mí que me cuenta. El coronavirus ha puesto las cosas en su sitio. Los paletos llorones son ahora héroes a los que también se aplaude por las tardes. Los destripaterrones de antaño son admirados hoy porque siguen yendo al campo a realizar las labores que mañana permitirán una cosecha que nos garantice lo que comemos tres veces al día. El Covid-19 puede aportarnos una lección imborrable: valorar al sector agrario como algo vital en nuestras vidas. Y como algo muy nuestro que tenemos que ensalzar, mantener y ver crecer. Y ayudar más de lo que lo hemos hecho hasta ahora.



Las más vistas

Opinión

La herencia del coronavirus

Enseguida nos ilusionamos pensando que nuestros pueblos sorianos tan vacíos se llenarían de nuevos pobladores buscando una vida mejor. He tanteado a sorianos que viven en grandes ciudades. No muestran ninguna intención de volver a sus pueblos