MUY PERSONAL

Francisco Muro de Íscar

Periodista


¿Hay lugar para la moderación?

¿Hay espacio para la moderación en esta España de hoy donde falta talento a derechas e izquierdas para encontrar soluciones a los problemas y donde solo se persigue el poder a cualquier precio? Estos próximos días van a ser muy importantes para nuestro futuro como nación y como Estado, pero también, sobre todo, para la convivencia entre españoles. Y todo parte de una premisa: el respeto a la ley, el respeto a la justicia, el respeto, en definitiva, a la democracia. Todos sabían, especialmente los líderes catalanes que han acabado en la cárcel, que habían transgredido la ley y que eso tendría consecuencias legales: penas de prisión e inhabilitación para ejercer cargos públicos. Otra cosa era el grado de esas sanciones. Con ser importante, es menor. Todos sabían, desde Jordi Pujol a Quim Torra, pasando por Artur Mas,Puigdemont o Junqueras, que el camino que habían emprendido terminaría ante el muro del Estado de Derecho. Seguramente pensaban que no se iban a atrever a aplicar esa ley, porque muchos de esos personajes no creen en la independencia, de los poderes, especialmente en la independencia de la Justicia, y tienen un sentido patrimonial del Estado y un escaso respeto por el Gobierno de la nación, fuera del PSOE o del PP.

Llegaron al precipicio y cayeron. Lo malo es que han arrastrado a una parte importante de la población catalana -no a la mayoría, pero sí a muchos- prometiendo una república que era imposible de alcanzar. Y por unos métodos que ni son legales ni son democráticos. Hay que estar muy atentos en estas horas a cuál es el comportamiento del Gobierno en funciones, de la oposición democrática, de los líderes catalanes, desde Quim Torra al presidente del Parlament, y a los propios encausados. Hace falta sentido de Estado, una mirada al futuro, un respeto absoluto a la decisión de los jueces, una cierta generosidad que no se puede traducir en indultos sino en diálogo y una capacidad política para negociar dentro de la ley. Pero también y de una manera muy importante hay que pedir eso mismo-serenidad, talento y altura de miras- al catalanismo democrático que ha sido borrado del mapa por la presión del independentismo y por su propio silencio durante mucho tiempo. No me creo que sean mayoría los catalanes que quieren la ruptura a cualquier precio -al estilo suicida del Brexit de Boris Johnson-.

No me creo que los empresarios catalanes -desde Foment a la más pequeña patronal- crean que Cataluña tiene un futuro mejor, incluso un futuro, rompiendo con España y con Europa. No me creo que millones de catalanes, que han hecho de la moderación y la apertura su bandera, prefieran la fractura social, fraternal y política al progreso. No me creo que no haya una marea de moderación para deshacer esa fractura que enfrenta a muchos catalanes con una parte del resto de los españoles. Todos tenemos responsabilidad en lo que pase después de la sentencia. Ni la violencia ni el desacato a la ley. Decía Ortega que "vivimos rodeados de personas que no se estiman a sí mismas y casi siempre con razón". Me preocupan más todas esas personas que se estiman tanto a sí mismas que quieren llevar a millones de personas a tirarse por el precipicio. 


Las más vistas

Opinión

¡Un embarazo!

Curro preparó la mesa del quirófano poniendo el balón templado para la cabeza del cirujano Noguera que peinando el esférico lo puso para que todos viésemos aparecer la cabeza de Higinio y por fin 'parir' ese triunfo tan esperado a domicilio