scorecardresearch
Loli Escribano

SIN RED

Loli Escribano

Periodista


Caminos paralelos

24/09/2021

La vida es caprichosa y azarosa. Es precisamente ese elemento voluble lo que más me gusta de la vida. Parece que en ese camino versátil confluyen, en los últimos años, Luis Rey y Benito Serrano. Tienen vidas o caminos paralelos. Si hace dos años y pico se disputaron el sillón de la Diputación, ahora coinciden casi en el tiempo a la hora de hacerse cargo de sus respectivos partidos. Desde este fin de semana serán, además de rivales en la Diputación, homólogos en responsabilidades partidistas: Serrano como nuevo presidente del PP de Soria y Rey como renovado secretario general del PSOE de Soria. Igual que las líneas paralelas nunca llegan a unirse, los caminos paralelos de Serrano y Rey tampoco lo harán. Pero nos regalan un escenario al menos curioso. Tendremos la oportunidad de comprobar cómo asume cada uno el mismo compromiso pintado con diferente color, uno en rojo y el otro, en azul. El panorama, a priori, es mucho más complicado para Serrano que probablemente pasará a la historia como Benito el conciliador. Le tocó conciliar en la Diputación y ahora en el PP con el denominador común llamado Yolanda de Gregorio. Estoy segura de que hace apenas dos años y medio por la cabeza de Serrano no pasaba la idea de ser el Presidente de la Diputación ni el del PP.  Sobre todo si recordamos que hasta hace dos años ni siquiera militaba en la formación de la gaviota. Llegó a la alcaldía de Golmayo liderando la Unidad por el Cambio. El cambio y la unidad se produjeron en 2015 integrándose como independiente en la lista del PP. Tiene una tarea ardua, porque es bastante dudoso que el consenso de la lista única se respete entre las cuatro paredes de la Calle Almazán.  
Y mientras Serrano se gana el sobrenombre del conciliador; en el PSOE Luis Rey dará continuidad a una situación que también tiene lo suyo. Los socialistas han sido más hábiles. Son expertos en lavar los trapos sucios en casa, si es que los lavan, porque da la sensación de que hace tiempo que tienen asumido que cada cual en su cargo y con sus discrepancias hacen y deshacen como Dios les da a entender. El éxito de Carlos Martínez en la Alcaldía le da unas licencias que le han servido para marcar territorio, aunque en su momento no apoyara a Pedro Sánchez y se aliara con Susana Díaz. Un apoyo que lógicamente no fue generalizado en Soria, lo que hizo que se marcara una fina línea de separación: a un lado los de Martínez y, al otro, los de Virginia Barcones. A pesar de esto, la situación con la que tiene que seguir lidiando Rey es bastante más llevadera que la de su paralelo Serrano. Si bien es cierto que desde que el socialista perdió la Presidencia de la Diputación, se ha quedado sin brillo.  Un brillo que ambos podrán ofrecer en sus caminos paralelos para colorearnos este otoño aún pandémico.