Loli Escribano

SIN RED

Loli Escribano

Periodista


Bienvenido, Mister Marshall

28/05/2021

Escribo este artículo de opinión cuando faltan veinticuatro horas para que lleguen a Soria Pedro Sánchez, Ione Belarra, Teresa Ribera, Pablo Casado, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfonso Fernández Mañueco y un montón más de personalidades. Asisten a la Feria para la repoblación de la España Rural, Presura. Y yo me siento como si viviera en aquel Villar del Río en blanco y negro de Luis García Berlanga (en Soria también tenemos un Villar del Río real). Llevo unos días ensayando el «americanos, vienen a España gordos y sanos». Vestido de faralaes no me he comprado, pero me puedo poner uno de piñorra. La diferencia es que yo tengo la ventaja, respecto a los vecinos a los que dio vida Berlanga, de que ya es la cuarta edición de Presura y sé de qué va la copla. Esperanza, cero. Confianza, cero. La organización de esta feria del «viva el tronío» aún no ha facilitado ni uno solo de los resultados de las tres ediciones anteriores. Aunque realmente no hace falta que lo hagan, solo hay que darse una vuelta por el Villar del Río soriano o por el pueblo que quieran de esta provincia o por la propia capital para comprobar que no sirve para nada. Recuerdo que en la rueda de prensa de presentación de la segunda edición les pregunté con qué ánimo seguían organizando la feria a la vista de que la efectividad de la primera, fue nula. La respuesta era previsible, los resultados se verán a medio y largo plazo. Mi ‘re pregunta’ era también previsible, ¿no creen probable que a medio y largo plazo, Soria se habrá vaciado del todo? Y en ello andamos, aunque dicen que ya no somos los que más población perdemos, que nos ganan los leoneses. Ahora que llegan los fondos europeos, ya no somos los más desgraciados y se nos podrían esfumar como la comitiva de Míster Marshall. No podemos perder más habitantes, porque ya hace tiempo que tocamos fondo.
Pero aquí seguimos, cuarta edición de Presura, «os recibimos americanos con alegría». Y cuando todos los invitados se vayan por la tarde, como es viernes, los sorianos saldremos a tomarnos unas cañas o a cenar al ritmo de «olé mi madre, olé mi suegra y olé mi tía». Y saldremos con el mismo ánimo que hubiéramos tenido si no se hubiera celebrado la Feria ni hubieran venido todos esos invitados de la talla de los de la película de García Berlanga.
Si lo que nos hace falta en Soria ya lo sabemos. Los sorianos de cualquier edad podemos enumerarlo de carrerilla asomados a los balcones de nuestros ayuntamientos a lo Pepe Isbert en vez de dando una explicación, pidiendo esa explicación que nos deben y que nos tienen que pagar. Por razones protocolarias, la Feria solo podrá seguirse on line.  Les recomiendo que las tres horas y media que dura las aprovechen dedicándolas a verse un par de películas de García Berlanga, al menos conseguirán culturizarse y divertirse.