CRÓNICAS BÁRBARAS

Manuel Molares

Periodista. Analista de la política, la cultura y de la sociedad global


Sacos de odio

Quienes estuvieron tentados por el comunismo que hoy encarna Podemos, pero que lo abandonaron, recuerdan que lo que les alimentaba era una gran carga de rabia y odio nacida casi siempre de frustraciones personales que proyectaban en las injusticias sociales.

Los derechos de los que llamaban oprimidos les interesaban poco, por lo que cuando superaban sus traumas y alcanzaban algo de poder adquirían los vicios que antes denunciaban.

La defensa de los pobres, desvalidos e infelices era la justificación para su envidia agresiva contra quienes veían en mejor situación o eran más felices.

Finalmente empobrecían a los ricos y creaban dolor y terror manteniendo pobres a los pobres: URSS, China, Cuba, Corea del Norte, Venezuela…

El odio de clase cultivado –nada que ver con la antigua socialdemocracia, hoy casi absorbida por el extremismo-- ha destruido millones de vidas.

En España ese gran saco de odio que tanto contamina se manifiesta virulentamente estos días contra quien fue un adolescente hijo de un ferroviario, sueldo bajo, repartidor de una tienda en La Coruña.

Sus casi 24 horas de esfuerzo diarias durante muchos años y su talento natural le permitieron crecer honradamente, pagando todos los impuestos que debía, hasta ser uno de los hombres más ricos del mundo.

Así rescató dándoles trabajo a quizás 200.000 familias en todo el mundo, que con su efecto multiplicador son muchas más.

Pero Podemos lo odia. Gente que nunca se esforzó trabajando, que no creó nada productivo, odia que proporcione equipos para tratar el cáncer por valor de 360 millones de euros.

Si les diera en efectivo esos 360 millones para que los administraran, seguramente aparecerían entre los jefes de Podemos más chalés como el de Pablo Manuel Iglesias: los sacos de odio son otra forma de hacerse rico.


Las más vistas

Opinión

De capitales y reinos

La cuestión principal es el desequilibrio territorial de Castilla y León, acrecentado por un centralismo que todo lo acapara y deja a las periferias con las migajas