DE SIETE EN SIETE

Rafael Monje

Periodista


Movidas y potajes

21/10/2020

La crisis sanitaria y económica amenaza con romper la cohesión territorial de España, si es que la habido alguna vez. El impacto de la Covid-19 no sólo está dejando al descubierto las debilidades del sistema público de salud, sino que va camino de quebrar un Estado compuesto, al parecer, por 17 pequeños países lanzados a una desenfrenada carrera por ver cual de ellos es capaz de frenar antes los efectos de una pandemia que, por si alguien se ha olvidado, no entiende de fronteras ni de colores políticos. Pero como el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y, claro, los españolitos somos muy de hombrías y de huevonadas, que diría un sudamericano, estamos empeñados en descuajaringar en pocos meses lo que tantos años ha costado construir.

Los partidos políticos o, mejor dicho, quienes los dirigen, se desvanecen en cuitas personales que no vienen a cuento mientras centenares de negocios echan la persiana irremediablemente cada día. La cosa pinta mal, pero aquí la única industria que aún no ha sentido los efectos de la crisis es la de la administración pública, con la que no va eso de apretarse el cinturón, sino más bien todo lo contrario.

Las medidas de coordinación entre las comunidades autónomas son, por ahora, una entelequia y la unidad de acción y de criterio que exige la mayoría de la población brilla por su ausencia. La movida madrileña jamás hubiésemos pensado que fuese lo que estamos viendo ahora, un chotis sin ritmo ni cordura. Y eso es sólo un ejemplo, aunque palmario, del desaguisado general que tenemos.

El sector de la hostelería y la restauración da bocanadas de angustia como pez fuera del agua, pero el de la automoción ruge menos que un político calienta escaños. Estamos con el agua al cuello, pero hoy la gran movida será la moción de Vox contra el Gobierno y las estrategias de cada cual para salvarse el culo como mejor pueda. Y mientras, el toque de queda nos ronda por barrios. En fin, todo un potaje que nos saldrá caro, aunque a unos más que a otros.